"El recuerdo de Almería, de su paisaje y de su gente permanece en mi memoria"

  • La actriz hace un repaso de su homenaje en el Festival y los momentos vividos en el rodaje de 'El pájaro de la felicidad'

Disfrutó del sol de Almería, mientras rodaba con Pilar Miró El pájaro de la felicidad y pudo sentir el cariño de los almerienses con el Premio Almería, tierra de cine, que recibió en la pasada edición. Mercedes Sampietro hace balance junto a Diario de Almería sobre los momentos vividos en el certamen y en la provincia.

-El año pasado fue la homenajeada, ¿qué supuso para usted?

-Es difícil imaginar, mientras transcurre tu vida cotidiana, que en algún lugar hay personas que se acuerdan de ti, que recuerdan la emoción que alguno de tus trabajos les produjo y deciden agradecértelo.

-¿Qué sintió al aterrizar?

-Siempre que vuelves a un sitio donde has tenido tan buenas experiencias sientes la necesidad de comprobar si aquellas sensaciones vuelves a revivirlas o si, por el contrario, te tienes que conformar con el recuerdo porque el presente te devuelve una realidad que no coincide con la memoria. Efectivamente, me encontré con una ciudad muy cambiada pero que no había perdido nada de su viejo encanto.

-¿Qué esperaba del homenaje?

-Nunca esperas nada especial de estos actos. Sólo el hecho de que te inviten y te agasajen es suficiente para que vayas sin expectativas. Te abandonas y te dejas querer. En Almería, además, el cariño de la gente del Festival y el trato tan cordial de la prensa y, en general, toda la gente con la que me encontré solo hicieron que mi estancia fuera aún más deliciosa.

-¿Qué es Almería para usted?

-Una tierra que me fascina y de la que guardo un recuerdo muy profundo. En Cabo de Gata rodé El pájaro de la felicidad. Fueron unas semanas inolvidables; el calor de la gente que conocí, aquella luz inolvidable, el hermoso cortijo desde donde se veía el mar de un azul maravilloso... A lo largo de mi vida profesional he tenido la oportunidad de conocer distintos rincones de este país tan variado y tan hermoso pero el recuerdo de Almería, de su paisaje tan singular y su gente tan próxima y entrañable son cosas que permanecen en la memoria.

-¿Descubrió algo especial en la provincia durante el rodaje?

-El rodaje se concentró en dos o tres parajes. Recuerdo muy vivamente aquella terraza frente al mar. Aquellas horas sentada al sol, aquella tranquilidad tan poco habitual, rota únicamente por la enorme vitalidad y simpatía de mi amigo Pepe Sacristán.

-El año pasado, dijo que volvería para rodar un cortometraje.

-No me olvido de ello, me gustaría mucho. De momento todas mis energías están concentradas en la grabación de La Riera. Pero si consigo en el futuro rodar en Almería, como sería mi ilusión, ya me tendréis por ahí disfrutando de nuevo.

-El Festival ha estado en peligro.

-No me sorprende nada. Parece que es la tendencia generalizada. La cultura y sus manifestaciones se siguen considerando por los responsables políticos como un lujo del que se puede prescindir sin más. ¡Os felicito por haber logrado la supervivencia del Festival!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios