Las semifinales y tal vez algo más

  • El Atlético de Madrid quiere hacer bueno el empate de la ida ante un Barcelona que busca seguir optando al trono europeo Diego Costa parece complicado que pueda jugar esta vez

Atlético de Madrid y Barcelona buscarán hoy las semifinales de la Liga de Campeones en un duelo fratricida que no tiene favorito y que reúne a los dos mejores equipos de la Liga, cada uno con su propio estilo.

Nadie se atreve a hacer una apuesta decidida por alguno de los dos equipos, que empataron en los cuatro encuentros jugados entre ambos esta temporada. El último fue el de la ida de cuartos de final, en el que el Barcelona cedió un 1-1 en casa que otorgó una ligera ventaja al Atlético.

"Veo un partido apasionante con dos equipos con formas de jugar totalmente diferentes. Nosotros, con la humildad, esfuerzo, corazón, buscando espacios y contragolpes. A ver quién puede ser más fuerte. Es una eliminatoria apasionante. Será uno de los partidos más bonitos que tenga la Champions", aseguró ayer Diego Simeone, técnico rojiblanco.

El estadio Vicente Calderón presentará un lleno espectacular con una hinchada que también preparó el encuentro a conciencia, distribuyendo instrucciones sobre cómo animar a los suyos. Los aficionados rojiblancos saben que están ante una oportunidad única. Y eso sucede por dos razones: el Atlético es líder de la Liga con un punto sobre el Barcelona y el equipo azulgrana no pudo superarlo en ninguno de los encuentros jugados entre ambos esta temporada.

Ninguna de estas dos circunstancias fue casual. El Atlético resiste por méritos propios en la cima de la Liga y, además, demostró que sabe cómo desarmar la fabricación de juego del rival azulgrana. Por ejemplo, Messi acumuló 341 minutos consecutivos sin marcar un gol a los rojiblancos. Además, el Barcelona no encontró todavía argumentos para romper la tela de araña rojiblanca, que sabe cómo cerrar las vías de juego del conjunto catalán.

Sin embargo, da la impresión de que no será fácil que el Atlético de Madrid mantenga su portería imbatida, circunstancia que lo obligaría a marcar para tener opciones de pase.

Y ocurre que el Atlético se presenta con una baja y una duda: Arda Turan y Diego Costa. El primero es el cerebro y el segundo es el artillero y jugador más destacado. Simeone aseguró ayer que Adrián sustituirá a Costa si el hispano-brasileño no puede estar y formaría pareja atacante junto con Villa. De momento, Diego Costa sí estaba en la convocatoria, algo que no sucedía con el turco Turan.

Por su parte, el Barcelona propondrá lo de casi siempre: juego combinativo, paredes y llegadas de los laterales por las bandas. La definición quedará para Messi y Neymar. Su técnico, Gerardo Martino, necesita la mejor versión de ambos y una noche efectiva, puesto que el Atlético no concede muchas ocasiones.

El Barcelona contará un partido más con la ausencia de Piqué, quien en el encuentro de ida sufrió una fisura en la cadera, lo que dejó al equipo con solo dos centrales útiles: Mascherano y Bartra, quien ahora se ve obligado a asumir un rol protagonista después de ser un actor secundario toda la temporada. Además, Pinto defenderá la meta y se espera que Cesc acompañe en la medular a Sergio Busquets, Xavi e Iniesta. Éste último atraviesa un magnífico estado de forma y supone una de las grandes amenazas para el Atlético.

Atlético de Madrid y Barcelona se preparan para cerrar una eliminatoria casi angustiosa, como en realidad fueron todos los partidos jugados esta temporada entre ambos. Y el premio en juego es extraordinario: una semifinal de la Liga de Campeones y quién sabe qué más. Para el Atlético sería la primera en 40 años y para el Barcelona, la séptima consecutiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios