"Quien venga, debe devolver la autoestima a los jugadores"

  • Ricardo Martínez, vicepresidente del Almería, habló de la destitución de Hugo en el aeropuerto de Almería · Dice que el técnico mexicano ha tenido "mala suerte"

Comentarios 1

Al igual que ocurriera hace un año cuando Gonzalo Arconada fue cesado como entrenador del Almería, ahora le ha vuelto a tocar a Ricardo Martínez, vicepresidente rojiblanco, dar la cara ante los medios de comunicación para hacer oficial la destitución de Hugo Sánchez. Si entonces fue a la vuelta de Gijón tras perder 1-0 en El Molinón, esta temporada ha sido en la propia terminal de aeropuerto de Almería donde Ricardo Martínez atendió a Diario de Almería a la llegada del vuelo procedente de Barcelona.

Ricardo, cansado por el vuelo y por cómo habían transcurrido las últimas horas, fue cauto en sus declaraciones, aunque en ningún momento le quitó la razón a Alfonso García, que fue quien tomó la decisión final. "Ha sido algo consensuado. El cese de Hugo Sánchez ha venido provocado por un cúmulo de circunstancias y el de hoy [por ayer] ha sido su último partido", comentó en un primer momento el vicepresidente, no sin dar su opinión personal sobre el ex técnico almeriense. "Hugo es un gran entrenador. Ha tenido mala suerte y le han faltado en las primeras jornadas Vargas y Goitom. El cese no es una decisión popular, pero pensamos que el equipo tiene que tener otra dinámica", para tratar de alejarse de una zona de descenso que sigue estando a un sólo punto.

Preguntado sobre el porqué de la tardanza a la hora de partir el autocar hacia el aeropuerto de El Prat, Ricardo Martínez explicó que el diálogo entre Alfonso García y el cuerpo técnico fue intenso. "Tanto Hugo como Sergio Egea han manifestado sus pensamientos sobre la situación del equipo. Ha habido preguntas y respuestas por ambas partes, pero la decisión ya estaba tomada", puesto que Alfonso ya se quedó con ganas de anunciar el cese la pasada semana.

Una vez que analizó el pasado, el vicepresidente rojiblanco habló del futuro. Lo primero será saber quién va a ser el nuevo inquilino del banquillo del Estadio de los Juegos Mediterráneos. "Es complicado porque nadie nos asegura que el que vaya a venir haga bien las cosas. Quien venga, debe devolver la autoestima a los jugadores para sacar al equipo del atolladero en el que se encuentra", explicó.

La quiniela de futuribles ya está abierta, pero Ricardo Martínez prefirió no dar ningún nombre, aunque la directiva ha tenido esta última semana [puesto que el utimátum a Hugo ya estaba dado] para buscar al candidato adecuado para el banquillo rojiblanco. "No sé quién puede ser; eso lo lleva Alfonso directamente. El perfil es complicado. El que venga tiene que aunar al vestuario", enfatizó antes de mandar un recado hacia la plantilla, que ayer mismo comenzó sus vacaciones hasta el próximo lunes 28 de diciembre. "El compromiso de los jugadores es más importante que nunca a partir de ahora porque son ellos quienes tienen que sacar las castañas del fuego", sentenció antes de marcharse a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios