Alonso cree que el turismo contribuirá a frenar la crisis

  • El consejero asegura que el sector andaluz afrontará con "éxito" la coyuntura actual · Dice que el Guadalquivir Turístico será un revulsivo socioeconómico para la región

"Ha llegado el momento de hablar de algo más que de turbulencias, crisis o restricciones de liquidez. Debemos empezar a utilizar términos que inciten a mejorar, como ilusión, innovación o excelencia". Con esta llamada al optimismo inició ayer el consejero de Turismo, Luciano Alonso, la conferencia que pronunció en el Club Cámara 500, donde se mostró convencido de que ese sector contribuirá a "frenar" los efectos de la coyuntura actual.

En el caso de Andalucía y, según explicó, la clave estará en aprovechar todas las oportunidades que ofrece, incidir en sus fortalezas y afrontar sus debilidades. En relación con los puntos fuertes de la industria turística regional, subrayó la concertación social; la imagen de marca; un clima de seguridad "atractivo"; una "amplia red" de servicios complementarios; una oferta de alojamientos de "gran calidad" -el 60% tiene de cuatro a cinco estrellas-, y una "elevada capacidad" para generar sinergias con otros sectores. Las debilidades que, por el contrario, habrá que compensar para salir airosos del "complicado" 2009 que se acerca serán la estacionalidad y el escaso tamaño de las firmas turísticas.

Luciano Alonso resaltó, en este sentido, que Andalucía cuenta con dos ventajas competitivas. Por un lado, incidió en que el turismo es una de las industrias "más solventes" de la región y que su "dinamismo" le ha permitido adaptarse "premanentemente" a los cambios del mercado; por otro, apuntó que la sostenibilidad y la coordinación público-privada se han convertido en sus "mejores armas". Gracias a ello, el sector dispone de solidez "suficiente" para superar con "éxito" el difícil momento económico: aporta el 12,5% del PIB de la comunidad, mantiene 425.000 empleos, absorbe el 8% de la inversión, recibe 26 millones de viajeros al año que generan más de 16.500 millones de euros en ingresos...

En lo referente a la cooperación entre iniciativa pública y privada, consideró el proyecto Guadalquivir Turístico como el más importante de los últimos puestos en marcha. Y no sólo porque se traducirá en el diseño de un nuevo modelo turístico, sino también porque será "un revulsivo para el desarrollo socioeconómico de Andalucía". En el marco de esta iniciativa, que pretende generar riqueza y empleo en toda la comunidad, han visto la luz ya varias actuaciones. Entre ellas, la instalación en la zona del bajo Guadalquivir de pantalanes para el atraque de pequeños cruceros, una vía verde entre Sevilla y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) o la puesta en valor de cinco embalses de la provincia de Jaén para el turismo náutico.

El consejero repasó, asimismo, los proyectos en los que trabaja la Junta para asegurar la competitividad del sector. En su relación citó desde la redefinición del Cinnta para crear el laboratorio turístico de I+D+I "más importante del país", hasta la creación de una entidad (posiblemente, una fundación) dedicada a la medición y análisis de la actividad turística o el Plan de Calidad, que prevé certificar a un mínimo de 1.500 firmas.

Pero también apoyará a las empresas de oferta complementaria, el segmento de interior o la búsqueda de nuevos ámbitos de demanda, como los jóvenes o el turismo social -la consejería se ha embarcado con el ministerio de Miguel Sebastián en un proyecto piloto que le abrirá la puerta a un mercado potencial de 100 millones de personas de entre 55 y 75 años en toda Europa-. Finalmente, se refirió a un nuevo plan de marketing, orientado a reforzar el destino en el mercado nacional, fidelizar a los emisores tradicionales en el extranjero (Reino Unido, Alemania y Francia) y ganar presencia en países con potencial, como los nórdicos o EEUU.

"Estamos poniendo todas las cartas sobre la mesa, sólo esperamos que todos nos unamos a la misma partida", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios