Bajarán los tipos nominales del Impuesto de Sociedades y se mantendrán algunas deducciones

  • Rajoy confirma que la reforma fiscal que prepara el Gobierno contempla una rebaja más intensa del IRPF para 12 millones de contribuyentes e incentivos al ahorro estable a medio y largo plazo.

Comentarios 11

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avanzado este lunes que la reforma fiscal que aprobará el Gobierno en un plazo de tres meses rebajará los tipos nominales del Impuesto de Sociedades y mantendrá las deducciones por reinversión de beneficios y por I+D+i, en contra de los propuesto por la comisión de expertos, que pedía la supresión de estos incentivos.

Además, adelantó una rebaja del IRPF más intensa para los 12 millones de contribuyentes con rentas medias y bajas y la introducción de estímulos al ahorro a medio y largo plazo con la finalidad de favorecer el desendeudamiento de familias y empresas. Durante la clausura de la Asamblea Anual de Socios del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Rajoy ha asegurado que "es el momento de comenzar a devolver a la sociedad la mejora de la situación económica, que se traduce en un crecimiento de las bases imponibles que hace posible ahora lo que no era posible hace dos años".

En este contexto ha enmarcado el jefe del Ejecutivo la reforma fiscal que prepara el Gobierno, y ha asegurado que en el IRPF se hará un impuesto "más simple y equitativo" y que "todos los contribuyentes" de este impuesto pagarán menos por las rentas del trabajo, "especialmente los 12 millones con rentas medias y bajas", al tiempo que se mantendrán los incentivos al ahorro estable y a la inversión productiva. Junto con los cambios en el IRPF, Rajoy adelantó que se avanzará en la "fiscalidad verde" como medida para proteger el medio ambiente, y en materia de IVA, aseguró "que no se va a subir más", aunque sí se recaudará más por este impuesto gracias al incremento del consumo como consecuencia de la mejora de la economía.

En el Impuesto de Sociedades, indicó que se mantendrán los estímulos para pymes y autónomos, así como los incentivos a la reinversión en beneficios y a la I+D+i, al tiempo que se incluirá una reducción de los tipos nominales del impuesto para acercarlos más a la media europea. Rajoy confirmó que no se suprimirán algunas de las deducciones de este impuesto, en contra con lo defendido por el comité de expertos de la reforma fiscal, pero sí confirmó otra de las propuestas de los sabios: acercar en el Impuesto de Sociedades los tipos efectivos y nominales. "Vamos a hacer una cosa sensata y razonable, que no perjudique a las empresas, pero que ayude al crecimiento económico y a la recaudación", reiteró.

Para Rajoy, la reforma fiscal dará lugar a una cesta de impuestos "más equilibrada y más sencilla" y a tributos "más modernos". Así, adelantó que las líneas generales de la reforma responderán a los siguientes objetivos económicos: contribuir a consolidar el crecimiento económico y la creación de empleo continuando por la senda de la devaluación fiscal tal y como propone la comisión de expertos (bajada de cotizaciones y más recaudación por impuestos indirectos), incentivar el ahorro estable a medio y largo plazo y respetar el principio de equidad en el reparto de la carga tributaria. "No es un objetivo a corto plazo, la rebaja de impuestos se prolongará durante varios años", aseguró Rajoy, dejando así claro que la reforma fiscal entrará en vigor de manera escalonada en los próximos ejercicios, de forma acompasada a la reducción del déficit público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios