Bruselas propone a los 27 un plan con más gasto, más déficit y rebajas del IVA

  • La Comisión, que reclama a sus socios un fondo común de 130.000 millones, acepta a cambio congelar el Pacto de Estabilidad · EEUU sale al rescate de familias y empresas con un paquete de 616.000 millones

La Union Europea está decidida a implicar a todos sus miembros en el diseño de un plan "coordinado" de reactivación presupuestaria que, por un periodo máximo de dos años, combata de forma decidida la crisis. Con ese objetivo, la Comisión propondrá hoy un paquete de medidas cuyo objetivo es coordinar todas las actuaciones que están tomando los gobiernos contra la recesión y evitar de esa forma que las acciones de un Estado miembro tengan repercusiones negativas sobre el resto. Las diferencias entre Alemania, Francia y el Reino Unido, que no están de acuerdo ni sobre la amplitud de la intervención necesaria ni sobre los instrumentos, lastran pese a todo la iniciativa.

El Ejecutivo comunitario pedirá hoy a sus miembros que eleven su gasto y adopten medidas de estímulo fiscal para sostener la demanda y evitar que la economía de la UE se hunda en una espiral recesiva. Seguirá así las recomendaciones aprobadas por los líderes del G20 en la cumbre de Washington del 15 de noviembre. Aunque Bruselas no quiere dar cifras, Alemania ha desvelado que el importe ascenderá a 130.000 millones de euros, el 1% del PIB de cada Estado miembro. El montante saldrá de los fondos comunitarios, de los presupuestos de los 27 países que conforman la UE y del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En su plan, Bruselas pide al BCE nuevos recortes de sus tasas de interés, sugiere medidas para los hogares más afectados por la crisis a través de mayores transferencias por seguro de desempleo, y propone utilizar una reducción del IVA para relanzar el consumo. "Este estímulo presupuestario tiene que plantearse por un periodo máximo de dos años (2009-2010), tras lo cual los estados miembros deben comprometerse a revertir ese deterioro y volver a los objetivos establecidos a mediano plazo", agrega el proyecto. De este modo, Bruselas deja entender que será temporariamente flexible en cuanto al Plan de Estabilidad, según el cual sus miembros no pueden tener un déficit público superior al 3% del PIB (Producto Interior Bruto).

El capítulo más conflictivo puede ser hoy el de la reducción del IVA, un paso dado ya por el Reino Unido (lo ha rebajado del 17,5% al 15%), pero que potencias como Francia, España y Alemania se niegan a aceptar porque no consideran que solucione la crisis. Además de la idea de bajar el IVA, el plan de Bruselas plantea una redistribución de los fondos de crédito ya programados y ventajas fiscales para luchar contra el calentamiento planetario.

Quienes también dieron un paso decisivo ayer fueron la Reserva Federal y el Tesoro de EEUU, que anunciaron otro ambicioso plan para reactivar el crédito a las familias y a las empresas. El segundo gran paquete de medidas de la Administración Bush estará dotado con la nada despreciable cifra de 800.000 millones de dólares (unos 616.000 millones de euros). Se articula sobre dos ejes. El primero cuenta con 600.000 millones de dólares destinados a comprar activos hipotecarios, y el segundo dispondrá de hasta otros 200.000 millones de dólares que servirán para avalar créditos al consumo. Así, ambas entidades pretenden reactivar los mercados de crédito y luchar contra los efectos de la crisis sobr el bolsillo ciudadano.

Entre los 200.000 millones destinados a avalar créditos se consumo se incluirán tarjetas de crédito y préstamos para comprar coches, pero no se pondrá en marcha hasta febrero previsiblemente. El dinero destinado a esa parte del plan provendrá de la Reserva Federal de Nueva York, a la que el Tesoro asignará 15.000 millones de euros para proteger las posibles pérdidas que pueda tener con la medida. El resto de la financiación correrá a cargo de la Reserva Federal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios