Corbacho sugiere que se excluya a los prejubilados de las listas del paro

  • Telefónica Móviles saca adelante el ERE tras rebajar su intención de mandar a casa a trabajadores de sólo 48 años

Comentarios 9

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, abrió ayer de nuevo el libro de las propuestas laborales. Tras desatar la polémica al asegurar que debían congelarse las contrataciones en origen de extranjeros ante la escalada del paro, ayer propuso que los trabajadores que hayan obtenido la prejubilación no deberían ingresar en las listas del desempleo. En Sabadell, en el marco de una jornada universitaria, el ministro destacó que España tiene "un problema estructural con las cifras del paro", que se engrosan con la inclusión de los trabajadores prejubilados que por ley se incorporan a las mismas.

"Tendremos que resolver este problema, no para quitarle importancia al paro, sino para poder beneficiar a aquellas personas que estén en edad de trabajar, que estén buscando empleo y no lo encuentren", señaló. En ese sentido, el ministro subrayó que España se enfrenta a un momento difícil dado que la tasa de población activa ha experimentado un fuerte incremento, y ahora se da la circunstancia de que crece el número de personas en edad de trabajar que no pueden hacerlo. Y en ese apartado, la propuesta formulada ayer entraría en juego.

El último caso, el de Telefónica Móviles, que ofreció prejubilaciones a trabajadores de sólo 48 años, irritó al departamento de Corbacho. El ERE en cuestión, que afectaría al 15% de la plantilla de esa área en Andalucía, estimada en 230 empleados, recibió ayer el visto bueno del Ministerio de Trabajo, pero sólo tras mejorar sustancialmente las condiciones iniciales y comprometerse la empresa a no presentar ningún otro expediente de regulación en 2009 y a contratar a 500 trabajadores en los próximos dos años.

La compañía de telecomunicaciones tuvo que renegociar el ERE con Trabajo tras haber planteado inicialmente prejubilar a 500 trabajadores con incluso menos de 50 años, lo que suscitó cierto malestar en el propio ministro, que anunció que reformaría la ley para impedir que un trabajador "se fuera a la calle" a los 48 años.

El nuevo ERE presentado por la compañía prevé el mismo número de despidos, pero no primará la edad, de forma que no será una condición que marque la marcha de un trabajador. Además, las ayudas a la plantilla afectada por la regulación serán costeadas por la empresa hasta cumplir 65 años, evitando que tengan que jubilarse a los 61 años, con el coste para la Seguridad Social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios