Energía Plus aspira a multiplicar por 30 su negocio en dos años

  • La firma facturó en 2013 cinco millones y quiere llegar a 150 en 2015 con la captación de grandes industrias

La comercializadora de electricidad Energía Plus se ha marcado un ambicioso objetivo: alcanzar en 2015 una facturación de 150 millones de euros, lo que supondría multiplicar por 30 su volumen de negocio en sólo dos años. Así lo aseguró ayer el fundador y consejero delegado de la firma, Sergio Martín, que insistió en que se trata de una "cifra bastante realista" en base a los resultados alcanzados el año pasado, ejercicio en el que logró cinco millones de facturación y una cartera de más de 600 clientes dentro del segmento de grandes consumidores de los sectores industrial, agroalimentario y terciario.

Energía Plus fue fundada hace tres años y está enfocada hacia el mercado eléctrico no doméstico -clientes con una potencia contratada superior a los 10 kilovatios (kW)-, que está completamente liberalizado. Sergio Martín destacó que es una compañía con un capital "100% andaluz". La mayoría de las acciones -concretamente el 57%- está en manos de su fundador y consejero delegado. Otro 35% pertenece a Novoingenia, una sociedad vinculada al empresario Ángel Haro, administrador único de la sociedad patrimonial Wingenia y gerente de Tentusol, propietaria de varios parques fotovoltaicos. Haro anunció el año pasado una inversión de 276 millones de euros en una planta fotovoltaica de 250 megavatios en Trebujena (Cádiz). El 8% restante es propiedad del inversor Patricio Martín.

El fundador de Energía Plus explicó que en 2013 logró dos hitos que le permitirán elevar su negocio este año hasta los 50 millones de euros. El primero de ellos es un contrato con Siderúrgica Sevillana, en vigor desde el pasado uno de enero y que le garantiza unos ingresos de 25 millones de euros sólo para 2014 por el suministro de 400 millones de kilovatios/hora (kWh) anuales. El segundo de ellos es la creación de una central de compras con la patronal regante Feragua, que comenzó a operar el pasado uno de abril, cuyo objetivo es optimizar la factura eléctrica de los agricultores.

Con la liberalización del mercado eléctrico para grandes consumidores, las actividades de generación y comercialización de energía quedaron desgajadas en diferentes compañías, lo que introdujo en teoría la competencia. Las empresas de generación ofertan la energía en el mercado diario o de futuros a las comercializadoras, que pujan por obtener las tarifas más bajas. "Nuestra filosofía pasa por lograr para el cliente los mejores precios que puedan lograrse en el mercado, repercutiéndole esos beneficios y cobrando un porcentaje de gestión por ello", señaló Sergio Martín.

La compañía va a intensificar su actividad comercial entre industrias con un consumo intensivo de energía, fundamentalmente en Andalucía, donde se encuentra el 70% del volumen de energía que gestiona. Este segmento es uno de los más afectados por la reforma energética, que ha suprimido complementos como la interrumpibilidad, que retribuía a clientes que aceptaban el corte del suministro si se producían picos de demanda.

En cuanto a los clientes domésticos, "a día de hoy no hay acciones directas", dijo el fundador de la comercializadora, que no descarta desarrollar productos específicos "a medio plazo", una vez que se clarifique la normativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios