Navantia alcanza 3.200 empleos en Puerto Real por el primer petrolero Suezmax

  • El astillero pone a flote la primera unidad de las cuatro que hace para el armador vasco Ibaizábal

El 'Monte Udala', ayer en el astillero de Navantia Puerto Real, tras su puesta a flote. El 'Monte Udala', ayer en el astillero de Navantia Puerto Real, tras su puesta a flote.

El 'Monte Udala', ayer en el astillero de Navantia Puerto Real, tras su puesta a flote. / fito carreto

Hacía 20 años que el astillero de Puerto Real no ponía a flote un petrolero. Ayer, el Monte Udala recuperó lo que antaño fue una seña de identidad del dique gaditano. Es el primero de los cuatro petroleros tipo Suezmax que Navantia construye para el armador vasco Ibaizábal, en colaboración con el astillero coreano de Daewoo (antes principal competidor) y que tendrán como cliente a Cepsa. Esta múltiple alianza se traduce en la Bahía de otra forma: 3.200 personas trabajando a diario en el astillero.

Así lo dijo ayer el director de Navantia en la Bahía, Pablo López. Orgulloso del trabajo realizado, pero consciente de que el reto es mayúsculo (han de entregar los cuatro barcos en el primer trimestre de 2019), el máximo responsable de construcción naval del grupo público en la Bahía de Cádiz aseguró que están preparados.

De hecho, sobre el dique seco que hasta el sábado pasado ocupó el primer petrolero, ya reposa la cama en la que hoy mismo descansarán los primeros bloques de la segunda unidad. Y en los talleres y en las enormes explanadas del astillero, la actividad es frenética.

Pablo López quiso dar las gracias a todos ellos: desde Ibaizábal al astillero coreano (DSEC, sus siglas en inglés), pasando por Cepsa y, por supuesto, al personal. "Casi 70 empresas están trabajando ahora en este astillero, nuestro éxito es el suyo y viceversa. Hay que reconocer a las 3.200 personas que entran a trabajar aquí todos los días porque con profesionalidad y compromiso tratan de mejorar día a día apoyándose en la capacidad de innovación y el desarrollo tecnológico; eso hará que cumplamos con nuestros compromisos", dijo.

López detalló que el petrolero "tiene un grado de terminación muy alto; muy pocas veces hemos tenido, si no es ésta la única, un buque construido a flote con tan alto grado de avance. Es de última generación, cumple con todos los requisitos medioambientales, de seguridad y transparencia de carga". Y dio algunos números: es capaz de transportar 175.000 metros cúbicos de carga, el motor principal tiene unos 15.000 kilovatios de potencia; tiene 150.000 metros de cable, 22.000 toneladas de acero o unos 30.000 metros de soldadura. "Un trabajo de coordinación para conseguirlo", manifestó.

Pero hasta que el petrolero salga definitivamente del astillero de Puerto Real tendrán que pasar algunos meses. No será hasta febrero cuando comiencen las pruebas de mar. Hace sólo unos días se arrancaron por primera vez los motores que llevan la energía por todo el buque, y no será hasta dentro de unas semanas cuando lo haga el propulsor principal.

El director de Navantia en la Bahía no quiso quitar protagonismo al petrolero. "Hoy estamos aquí para celebrar la puesta a flote de este primer petrolero Suezmax", dijo al ser preguntado por la posibilidad de firmar las unidades quinta y sexta. "Eso está en la cartera pero no es una opción consolidada; nuestro reto es acabar en tiempo, plazo y calidad los cuatro buques firmados", afirmó. Idéntica respuesta ofreció al ser requerido sobre alguna novedad del esperado contrato de las corbetas con Arabia Saudí. Ayer no era el día.

Sí lo fue para que constatara la importancia de la industria naval en la Bahía de Cádiz: "Con todos los programas y proyectos, tenemos unas 5.200 personas trabajando en Navantia y eso genera actividad industrial, conocimiento, actividad innovadora y de I+D".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios