Paulson y Bernanke defienden su gestión del auxilio financiero en EEUU

  • El secretario del Tesoro y el presidente de la Reserva Federal de EEUU explican en el Congreso por qué el rescate de 700.000 millones de dólares no se está utilizando como se aprobó

El secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, defendieron hoy ante la Cámara de Representantes su gestión del auxilio financiero de 700.000 millones de dólares. Pero la presidenta de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, Sheila Bair, que también compareció en el Congreso, insistió en que debería haberse usado los recursos para amparar a los compradores de casas que enfrentan la ejecución de sus hipotecas, tal como se había prometido.

Los dos funcionarios concurrieron ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes para explicar cómo han usado parte de los cientos de miles de millones de dólares, y por qué han ido cambiando el plan que le vendieron al Congreso hace un mes y medio. En un principio, el Gobierno dijo que el dinero del plan iría destinado a comprar los activos hipotecarios 'tóxicos' de los bancos, aunque una vez el Congreso aprobó el plan, se cambió de estrategia y se optó por invertir el dinero en la compra de acciones de los bancos más necesitados.

Hoy, en su intervención, Paulson dijo que el gobierno del presidente George W. Bush no tenía "un manual de instrucciones" que pudiese aplicar en la emergencia y por lo tanto ha tenido que ajustar su estrategia sobre la marcha. "Los mercados financieros estarían en condiciones mucho peores si el Congreso no hubiese aprobado este programa", dijo Paulson.

Por su parte, Bernanke afirmó que ha habido una cierta mejora en los mercados de crédito, pero que las condiciones, "en términos generales siguen estando lejos de la normalidad". "El gobierno debe encarar de forma decisiva el problema de las hipotecas como parte de nuestra estrategia más amplia para restablecer la confianza y la estabilidad en nuestra economía", afirmó Bair.

La Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC por su sigla en inglés), que garantizaba los depósitos bancarios hasta 100.000 dólares, recibió autorización primero para ampliar la garantía a 250.000 dólares, y luego para extenderla sin límites, por un período corto, a las pequeñas empresas.

Bair dijo a los legisladores que cree que "es esencial que usemos la autoridad que se nos dio para acelerar el ritmo de modificaciones de los préstamos para detener y revertir la creciente oleada de desahucios que amenaza a toda la economía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios