Pilar Martínez-Cosentino explica las "seis palancas para el crecimiento"

  • El comercio exterior es la principal baza del Grupo Cosentino, pues aglutina el 85% de las ventas totales

La crisis económica en la que está sumido el país desde hace ya seis años y las mejores fórmulas para vislumbrar la salida de este atolladero centraron las claves de la ponencia que ofreció ayer Pilar Martínez-Cosentino Alfonso, adjunta a la Dirección General y directora de Estrategia del Grupo Cosentino. Durante su intervención, desgranó la importancia de apostar por la innovación como eje fundamental para mantener un crecimiento constante, a pesar de los vaivenes de los ciclos económicos.

El grupo empresarial almeriense con sede en Cantoria posee una plantilla de más de 2.500 empleados, por lo que su óptima gestión es fundamental para llegar a buen puerto.

Pilar Martínez-Cosentino recordó que la empresa familiar, que hoy cuenta con grandes cifras, tiene unos orígenes de entidad de muy pequeño tamaño que ha necesitado del "esfuerzo y el trabajo duro de todos sus componentes para solventar las dificultades que se han ido encontrando en el camino, que no han sido pocas", y a las que han sabido sobreponerse. Un aprendizaje que, subrayó, siempre ha servido para mirar hacia delante y desarrollar las tareas con constancia y hacerlo siempre lo mejor posible.

La directora de Estrategia del Grupo Cosentino ofreció las que, a su juicio, son las palancas de crecimiento de cualquier economía actual, unas herramientas válidas para cualquier coyuntura pero que cobran mayor importancia en la actualidad.

La primera es la internacionalización, la auténtica baza de la compañía, su pilar estratégico. No en vano, el Grupo Cosentino factura en el mercado exterior más del 85% de su volumen total de ventas, unas cifras que, añadió, deben ir acompañadas de sostenibilidad y una apuesta por la responsabilidad social.

La directiva recordó los orígenes de la compañía en un mercado tan potente como Estados Unidos, que hoy supone en torno al 50% del volumen de negocio del grupo. "Para implantarnos allí encontramos un socio local y abrimos 11 pequeñas fábricas para elaborar encimeras de cocina. Pero llegamos a un punto de estancamiento con nuestro socio, por lo que decidimos virar y adaptarnos para implantar nuestro propio modelo de negocio", explicó. En la actualidad, sondean el mercado en busca de seguridad jurídica antes de implantarse en una zona. Además, hizo hincapié en que "no hay que renunciar a la ventaja competitiva, nuestro valor diferencial, lo que sabemos hacer".

Otra palanca para crecer, según Pilar Martínez-Cosentino, es la innovación, "la forma de ser y de afrontar los retos como organización". En este sentido, apuntó que hay que entender lo que necesita el consumidor e innovar en el canal. "Vendemos moda, el color y el diseño son los primeros factores por los que compra el cliente", señaló. La marca es otra clave, pues "aúna el valor diferencial, las emociones". A ello se une la tecnología de vanguardia del Grupo Cosentino, lo que le ha llevado a desarrollar productos como Silestone o Dekton, auténticas revoluciones en el mercado de la construcción.

"Los recursos humanos hacen posible todas las demás palancas" y el compromiso con la sociedad y el entorno es, a su juicio, la última herramienta de crecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios