El abogado de Benjumea resalta que se le indemnizó por "obligación contractual"

  • La defensa carga contra "la maniobra de distracción" al dar datos sobre la solvencia de Abengoa

Felipe Benjumea acude al juicio en la Audiencia Nacional, en octubre pasado. Felipe Benjumea acude al juicio en la Audiencia Nacional, en octubre pasado.

Felipe Benjumea acude al juicio en la Audiencia Nacional, en octubre pasado. / FERNANDO VILLAR / Efe

El abogado del expresidente de Abengoa Felipe Benjumea cargó ayer contra las acusaciones por incurrir en una "maniobra de distracción" con datos sobre la presunta insolvencia de la compañía, y descartó cualquier delito al considerar que la indemnización a su cliente se produjo fruto de "obligaciones contractuales".

Ante la sección cuarta de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Ignacio Ayala afeó la "impotencia" de las acusaciones, que "han realizado un relato en contra de los hechos" al tratar de "desacreditar" las pruebas, "poniendo de manifiesto que no tienen argumentos, fundamentos ni capacidad de contraponer ningún elemento científico o pericial". Asimismo, reprochó que expongan en el procedimiento hechos relacionados con la viabilidad de la compañía y la evolución de los estados financieros hasta el relevo en la presidencia -meses antes del preconcurso de noviembre de 2015-, al ser objeto de la causa por presunta falsedad contable que instruye el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno.

En este sentido, dijo que las acusaciones pretenden "con la perversión de la prueba" que la sala "fije" tales hechos en su veredicto, con el objetivo de "confundir" y presentarlos como ya probados ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número dos.

Sobre el papel de Benjumea, para quien la Fiscalía pide cinco años de prisión por administración desleal, el abogado aseguró que "fueron otros" quienes le concedieron la indemnización de 11,4 millones de euros por cese anticipado, ya que "no votó su contrato, ni estaba tan siquiera presente cuando se adoptó el acuerdo".

De igual modo, insistió en que la marcha se produjo a fin de asegurar la ampliación de capital, y pidió a los jueces que "no confundan la educación del señor Benjumea" con que presentara su renuncia de forma voluntaria, ya que "no quedaba otro remedio" que acatar el cese impuesto por los bancos, liderados por el Santander. Ayala denunció además la existencia de una "teoría de la confusión" para identificar al expresidente con Inversión Corporativa -entonces accionista mayoritario de Abengoa en la que figura la propia familia Benjumea- y rechazó que éste "abusara de sus capacidades ni dispusiera" del patrimonio de la multinacional sevillana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios