Cuando ir al fútbol es una heroicidad

l En mitad de un largo puente, una tarde desapacible y en un estadio que no ofrece todas las comodidades del mundo, ir a ver un partido de Segunda División B entre dos equipos como el Poli Ejido y el Roquetas que están en la zona cómoda de la tabla y cuando se han jugado apenas 16 partidos de la Liga, es de auténticos héroes. En el Poniente debe haber más, pero el monumento lo merecen los cerca de dos mil que se acercaron a Santo Domingo para poner a prueba todo lo anterior. No fue un buen partido, pero todo se andará.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios