"La izquierda está un poco callada en la crisis"

-¿Agoniza el capitalismo?

-El capitalismo pasa por una crisis fuerte, pero ni creo que esté en las últimas ni será la última de las crisis que va a tener. Hasta el propio Sarkozy ha dicho que hay que ponerle límites a estos abusos y controlar este capitalismo salvaje. La izquierda está un poco callada, faltan voces de la izquierda europea y mundial que analicen esta crisis.

-¿Con un Gobierno del PP habría clarines de huelga?

-Estamos en el comienzo. Nunca se ha utilizado un instrumento de ese calibre en el inicio de los procesos, sólo cuando los procesos persisten. La huelga es todavía un proyecto prematuro, una herramienta de la que no se puede abusar.

-Estuvo en Baeza en un seminario sobre la contribución de los trabajadores en la conquista de la libertad...

-Es que parece que la libertad surgió por algunos personajes importantes reunidos en despachos. Sin la participación de los trabajadores, la sombra del franquismo sería más alargada.

-En Baeza fue profesor Antonio Machado. ¿Cree en la teoría de los dos Machado?

-Siempre se ha dicho que hubo un Machado en el bando nacional y otro en el bando republicano que escribía de manera diferente.

-¿Hay escritores de derecha que le gusten?

-Tendría que hacer un esfuerzo, pero no lo descarto. No sólo en literatura. También en política puedes encontrar gente valiosa en la derecha. A mí me ha gustado lo que ha dicho Sarkozy. Ésa es la derecha que yo quisiera para España.

-Abandera un libro conmemorativo de los treinta años de Constitución. ¿Trata bien a los trabajadores?

-España no es la República de Trabajadores de que hablaba la Constitución de la Segunda República, pero los avances son indudables. En el texto se ve la impronta de la lucha de los trabajadores, se reconocen derechos antes inimaginables. Aunque consagra la propiedad privada, habla de la participación de los trabajadores en esa propiedad. Y el artículo 128 dice que toda riqueza, cualquiera que sea su propiedad, debe estar supeditada al bien general. Nos hemos sentido siempre muy encariñados con la Constitución.

-¿También desde el punto de vista práctico?

-La Constitución reconoce el derecho a la vivienda. No prevé ni ampara los excesos de la especulación que han condenado a muchos jóvenes a entramparse con la hipoteca. Lo que ha supuesto una disminución sustancial de la afiliación de los jóvenes a los sindicatos, porque no tienen otro objetivo que pagar la hipoteca. Algo tendría que hacer la juventud. Para eso es juventud.

-La Constitución española es de diciembre (1978). Como el proceso 1001 (1975)...

-Son recuerdos de miedo y temor. Un joven de hoy no puede entender que te condenaran a veinte años de cárcel por una reunión de carácter sindical. Y que al tercer día del juicio te enterases de que habían asesinado al presidente del Gobierno. Con el atentado a Carrero, temimos que nos ampliaran la condena o incluso que atentaran contra nuestras vidas en los calabozos de las Salesas.

-Un cura, un marqués. No faltaba un detalle...

-La mayoría éramos metalúrgicos, el colectivo que cogió el testigo de los mineros asturianos. Los catalanes se salvaron porque llegaron tarde. Sartorius no estaba allí por ser marqués. Se hizo abogado laboralista y ya lo habían detenido en la huelga de Asturias de 1962. García Salve era un cura obrero que se metió en el gremio de la construcción y se convirtió en un agitador.

-¿Fue a la iglesia con el cura y al palacio con el marqués?

-Nos detuvieron en el convento de los padres Oblatos de Pozuelo de Alarcón. A los curas los dejaron libres. El único palacio en el que estuve con Sartorius fue el Palacio de Oriente en una recepción del Rey, que conocía perfectamente a Sartorius y lo llamó por su nombre: ¡Hola, Nico! Su tatarabuelo era conde de San Luis y fue ministro con Isabel II. Una vez vino a Sevilla buscando la tumba de su antepasado en el Panteón de Sevillanos Ilustres.

-¿Cómo fue la respuesta al libro de la Constitución?

-Donde más problemas hubo fue con los artistas. Antes, Ana Belén siempre se ponía. Ahora no hay artista que no ponga por delante a su representante. No se quejarán de que no tienen trabajo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios