La Casa del Rey tacha de "pura ficción imposible de creer" el libro de Urbano

  • La Zarzuela niega "rotundamente" cualquier participación de Don Juan Carlos en la Operación Armada. Seis ex ministros de Suárez, su secretario y dos militares también desacreditan el volumen.

Comentarios 23

La Casa del Rey califica las conversaciones que se citan en el libro de Pilar Urbano sobre la Transición y los antecedentes del 23-F como "pura ficción imposible de creer" y niega "rotundamente" cualquier participación de Don Juan Carlos en la que la autora denomina Operación Armada. Según ha subrayado un portavoz de esta institución, la Casa del Rey manifiesta asimismo su agradecimiento a los firmantes de un comunicado que desacredita las tesis del libro -suscrito entre otros por seis miembros de los Gobiernos de Suárez- por su defensa del papel institucional del Monarca en su relación con el ex presidente del Gobierno, basada "en el respeto mutuo y la lealtad recíproca, así como en una sincera amistad en el terreno personal". 

Además, la Casa quiere destacar el "carácter impecable" con el que el Rey "ha cumplido siempre sus obligaciones institucionales" y, en consecuencia, desea "desmentir rotundamente cualquier participación suya en la denominada en este libro Operación Armada", recalca el portavoz, quien ha calificado las conversaciones que se citan en el libro de Urbano como "pura ficción imposible de creer". En el volumen que ha presentado este jueves, titulado La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar, la periodista Pilar Urbano sostiene que Don Juan Carlos auspició lo que denomina la Operación Armada, destinada a apartar a Suárez del Ejecutivo y sustituirle por un Gobierno de concentración presidido por el general Alfonso Armada. 

Ex ministros de UCD desacreditan a Urbano 

Seis ex ministros de los gobiernos de Adolfo Suárez en la UCD, el que fue secretario del ex presidente del Gobierno, Aurelio Delgado, y dos militares con mando en 1981 han desacreditado el contenido del libro de Pilar Urbano y han negado que el Rey estuviera tras el golpe del 23-F. En un comunicado, los ex ministros Rafael Arias Salgado, Jaime Lamo de Espinosa, Rodolfo Martín Villa, Marcelino Oreja, José Pedro Pérez Llorca y Salvador Sánchez Terán tildan el volumen La gran desmemoria de Urbano de "típico relato novelado-libelo" concebido aparentemente para "desestabilizar las instituciones y atacar frontalmente" las figuras del Rey y Suárez. 

La nota está suscrita también por el teniente general Andrés Cassinello, jefe de los servicios de información de la Guardia Civil en aquella época, por el general Fernando López de Castro, ayudante militar de Adolfo Suárez, y por el hijo mayor del primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez Illana. "El Rey nunca estuvo tras lo que en la publicación se denomina Operación Armada ni en ninguna actividad al margen de sus funciones constitucionales", afirman tajantemente los firmantes. Añaden que Don Juan Carlos "nunca estuvo tras el golpe del 23-F y jamás fue el elefante blanco ni nada semejante. Tal suposición es una gravísima ofensa". Además, hacen hincapié en que "es el Rey y solo el Rey quien desbarata y acaba con el intento golpista y devuelve a España a la normalidad constitucional". 

Todos ellos han respaldado esta declaración, según aclaran, al aparecer de una u otra manera citados como "fuentes directas o indirectas" en el libro de Urbano, y manifiestan que "cuanto se pone en su boca es, según los casos, total o parcialmente falso o, en muchos casos, torticeramente manipulado". En el documento expresan su lealtad al jefe del Estado -"de cuyo escrupuloso comportamiento institucional somos testigos directos", afirman- y condenan enérgicamente lo que consideran una "infame y falsa operación política que trata de poner al descubierto el libro". Aprovechan igualmente para mostrar su "profundo respeto a la memoria y acción de Gobierno del presidente Suárez", recientemente fallecido, y trasladan su "más absoluta repugnancia" al hecho de que el libro se haya publicado "en el momento en que España lloraba y llora, en plenas exequias fúnebres" su muerte. 

En la misma línea, lamentan que la autora utilice como "argumentos de autoridad" a personas ya fallecidas "que no pueden defenderse ni contrarrestar o desmentir tales insidias", como el propio Suárez, los que fueron sus vicepresidentes, general Manuel Gutiérrez Mellado y Fernando Abril, el ex jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo o su ex ministro de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún. Sobre la autora del libro, se preguntan si "ha perdido definitivamente el oremus escribiendo una novela-ficción más que un libro de rigurosa investigación histórica" o si "es utilizada con inexplicables fines". 

Al final del escrito, los diez firmantes anuncian que no harán más declaraciones al respecto "para no colaborar en lo que les parece una miserable campaña contra la verdad, la Corona, el presidente Suárez y el sistema democrático constitucional". También invitan a adherirse a su contenido a "todos aquellos ministros, colaboradores, testigos, amigos, etcétera, de Su Majestad el Rey o del presidente Suárez que lo deseen". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios