El Gobierno costea 7,4 de los 20 millones que vale renovar la cúpula de la ONU

  • Moratinos niega que una partida de 500.000 euros destinada a la obra de Barceló se computara como ayuda al Tercer Mundo

Comentarios 1

El Gobierno ha costeado con 7,4 los 20 millones de euros en los que el embajador de España ante la sede europea de ONU, Javier Garrigues, cifró la rehabilitación de la sala XX de la sede de la ONU en Ginebra, cuya cúpula ha decorado el artista mallorquín Miquel Barceló. Según hizo ayer público el Ministerio de Exteriores, la aportación del Estado se ha hecho "recurriendo en parte al presupuesto del Ministerio y en parte a las aportaciones de las comunidades autónomas", un 40% del total, y el resto a cargo de entidades privadas. En una nota del departamento dirigido por Miguel Ángel Moratinos, el Ministerio indica que el presupuesto de la obra cuenta con una "desviación autorizada del 10%".

La polémica sobre el coste de la obra ha acompañado este proyecto en los últimos días dada la cantidad destinada a la obra en un contexto de crisis económica. Exteriores remarcó que no ha sido el Ministerio quien ha fijado el presupuesto del proyecto, sino el patronato de la Fundación Onuart, integrado por el departamento que dirige Moratinos, pero también por el Ministerio de Cultura, Patrimonio Nacional y entidades privadas, como Caixa Galicia, Caja España, Fundación Banco Santander, Repsol o Telefónica, entre otros.

Onuart, entidad sin ánimo de lucro, se creó en abril de 2007 con el objetivo de impulsar la presencia del arte español en los organismos internacionales, comenzando por la actuación de Barceló en Ginebra.

Ante las informaciones que aseguraban que el Ejecutivo había destinado a la obra dinero que luego hizo computar como ayuda al Tercer Mundo, Moratinos lo negó al garantizar que ninguna de estas partidas ha computado como tal ante la OCD, ni siquiera una de 500.000 euros que se cargó al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), lo que justificó por la contribución de esta obra de arte a la promoción de los derechos humanos y el multilateralismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios