Haidar ignora al Gobierno español al agradecer los apoyos durante su "batalla"

  • La activista saharaui elogia la actuación del Parlamento, partidos, sindicatos y medios durante su huelga de hambre

Acaparó durante más de un mes las portadas de los diarios de medio mundo con su huelga de hambre y ahora, la activista saharaui Aminatu Haidar muestra su "agradecimiento y reconocimiento" a las diversas organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales y personalidades que le ayudaron a seguir adelante en su "batalla". Pero también quiso agradecer al Parlamento español, a los sindicatos, partidos políticos, ayuntamientos, medios de comunicación de nuestro país y "al pueblo de Lanzarote" que, resalta, le dieron su apoyo en la lucha desde el aeropuerto de esta isla de Gran Canaria.

"Finalmente acabó la batalla como esperábamos y atracó la nave de la solidaridad en territorio de la patria saharaui", afirmó Haidar -que permanece en su casa desde el pasado 18 de diciembre- a través del blog Poemario por un Sahara Libre. En el texto también añade: "Una mujer como yo, agotada por la tortura de las mazmorras secretas, por el sadismo de los verdugos y la insolencia de personas desagradecidas, no ha tenido otra vía para enfrentarse a la venganza ciega que no sea la de empujar con sus fuerzas reunidas, o más bien con lo que queda de ellas para decir no".

"No a la continuidad de la represión de los inocentes, no a la confabulación contra los defensores de Derechos Humanos saharauis y su enjuiciamiento por un tribunal militar; no a que les endose la acusación de inteligencia con el enemigo, no a que sean arrojados entre las paredes de una cárcel y que sufran un letal aislamiento del resto del mundo; no al abandono de presos políticos saharauis que mueren en silencio en las cárceles marroquíes a causa de graves enfermedades crónicas", manifestó.

"Son más de treinta años de una tragedia que convirtió los sueños de mi pueblo en pesadillas, pesadillas entre la diáspora y el paradero desconocido de cientos de desaparecidos", asevera Haidar en su blog.

"Cuando el avión, conmigo expulsada, aterrizó en el aeropuerto de Lanzarote, mi amor a la vida no me subyugó como para elegir otra senda que no fuese la senda de la dignidad y de la permanencia en la postura y en la fidelidad hacia todos aquellos que conservan el recuerdo de momentos que nos aunaron bajo la tortura, en las celdas o durante los juicios, momentos desbordantes de nobles significaciones humanas que inculcaron en nosotros los valores de generosidad, cordialidad y abnegación", prosigue la activista.

Mientras tanto, la española Teresa Salas, de 63 años, continuó ayer la huelga de hambre que comenzó el lunes en El Cairo para que el Gobierno egipcio permita a más de 1.500 activistas internacionales que crucen a Gaza en solidaridad con el pueblo palestino.

Según aseguró a Efe el activista español Nabil, Salas está afónica y un poco pálida, aunque "animada y con la esperanza" de que la situación se solucione pronto.

Salas se unió el lunes a la huelga de hambre que inició la judía estadounidense de 85 años Hedy Epstien, cuyos padres fueron asesinados en Auschwitz en 1942.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios