El PP endurece el control de la conducta y patrimonio de sus cargos

  • El Código de Buenas Prácticas incluye medidas como la prohibición de aceptar regalos que "no respondan, por su importe o causa, a los usos y costumbres sociales".

Comentarios 15

El PP ha hecho más estricto el control de los comportamientos y bienes de sus cargos públicos y electos, así como de los profesionales que trabajen en el partido, gracias a la aprobación de un nuevo Código de Buenas Prácticas. Una de las medidas del texto, tal y como consta en el contenido del mismo, es la prohibición de aceptar regalos que "no respondan, por su importe o causa, a los usos y costumbres sociales".

La vicesecretaria de Organización de los populares, Ana Mato, muñidora de la redacción del Código durante los últimos dos meses, ha explicado a este respecto que "todo el mundo es consciente" de qué regalos ha de aceptar, por ejemplo, en Navidad. "En Navidad un miembro del PP puede recibir unos turrones, una caja de naranjas de Valencia o un vino de La Rioja; son costumbres sociales y estamos de acuerdo en lo que eso significa". Fuera de ese círculo de usos y costumbres, el Partido Popular prohibirá la recepción de regalos, especialmente si son caros. Mato ha presentado esta iniciativa contra posibles muestras de corrupción interna al lado de la secretaria general, María Dolores De Cospedal.

El Código aporta más novedades: el ex ministro José Romay Beccaria será el responsable de ejercer estos nuevos mecanismos de supervisión, ya que el PP le ha designado auditor de prácticas internas, y un comité, compuesto por tres integrantes del Comité de Derechos y Garantías, se encargará de "velar por su cumplimiento". En el afán del PP de combatir cualquier comportamiento irregular, como los que ha destapado el caso Gürtel a lo largo del año, el texto se unirá al Pacto contra la corrupción presentado por los populares el mes pasado en Sevilla y se incorporará a los estatutos en cuanto el congreso nacional de 2011 así lo certifique. El Código de Buenas Prácticas, ha señalado Mato, "va más allá de los requisitos que marca la ley", y así, sancionará las conductas que "dañen la imagen del partido aunque sean legales" y comprometerá a todos los cargos.

De acuerdo con el contenido del texto, aprobado por aclamación por un mermado Comité Ejecutivo -el temporal de nieve ha provocado que casi la mitad de sus 80 integrantes no pudieran viajar a Madrid-, todos los componentes del PP se guiarán por la transparencia y la austeridad y, como consecuencia de ello, "no influirán en la resolución de un trámite o procedimiento administrativo". "Un nuevo instrumento", según la expresión de Mato, regulará tales prácticas en pos de la transparencia, la Carta de Compromisos. Ésta será de obligatoria suscripción para todos los cargos, de forma que si alguien declina firmarla, se caerá de las listas electorales.

También obligará a cada cargo a entregar su declaración patrimonial cuando el nuevo auditor de prácticas internas así lo requiera. Esta medida implica que los integrantes del PP deben poner a disposición del partido su declaración de bienes. Y si a un integrante del partido la Justicia le abre un procedimiento jurisdiccional, deberá comunicarlo a la dirección a fin de que pueda ser destituido si lo resuelve en estos términos el Comité de Derechos y Garantías.

El PP hace hincapié en estrechar los cauces de contratación, y por ello, elegirá al contratista según los criterios de publicidad, concurrencia y transparencia, y de acuerdo con los requisitos que publique en el "Perfil del Contratista", un nuevo apartado a añadir próximamente a la web. La oferta elegida será la más económica, pues así lo determinarán las Mesas de Contratación que el PP organice a tal efecto y cuyos miembros se renovarán cada dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios