Sarkozy, partidario de acercar presos de ETA

  • El presidente francés, que ha tenido que refugiarse en un bar durante su visita al País Vasco francés tras ser abucheado, ve "deseable" la concesión si persiste la no violencia.

Comentarios 11

El presidente de Francia y candidato a la reelección, Nicolas Sarkozy, se mostró este jueves dispuesto a negociar el acercamiento de presos terroristas a sus lugares de origen, siempre que sea "sin violencia y sin intolerancia". El jefe del Estado hizo esas declaraciones durante un desplazamiento a la localidad vascofrancesa de Bayona, donde fue recibido con abucheos, pitidos y una manifestación en su contra que le obligó a encerrarse parte de la tarde en un bar hasta que la situación recuperó la normalidad.

Poco antes, durante su visita a Itxasou, también en el País Vasco francés, había comentado que el acercamiento de presos "es deseable", y se expresó igualmente a favor de la creación de "una colectividad territorial específica" para representar a esa región. "Podemos discutir cualquier avance, pero con dos condiciones, que el conjunto de electos lo pida y que se haga sin violencia y sin intolerancia", indicó Sarkozy a la prensa una vez en Bayona, donde las fuerzas del orden se vieron obligadas a intervenir con gases lacrimógenos.

Entre los manifestantes había integrantes de la izquierda abertzale y militantes del Partido Socialista (PS), cuya presencia fue considerada "anormal" por el presidente. "La República no se va a dejar impresionar por la intolerancia, la fuerza y la violencia", apuntó poco antes de viajar a Bruselas para asistir a la cumbre europea, añadiendo que le hubiera preocupado "ser bien acogido por gente cercana a ETA, la organización que ha causado más muertos en Europa". Contra el presidente y el lugar en el que se encontraba se lanzaron papeles y huevos, y tras los incidentes al menos tres personas fueron retenidas por la Policía para comprobar su identidad.

Una vez en Bruselas, Sarkozy acusó a militantes socialistas de asociarse a "gente de ETA" en la protesta violenta contra él. "Si en nuestro país los militantes socialistas se asocian a gente de ETA para celebrar manifestaciones violentas es que las cosas no van bien", dijo un Sarkozy visiblemente enfadado  al llegar con retraso a la cumbre de jefes de Estado por culpa de los incidentes. Allí alificó el episodio de "inadmisible", propio de "gamberros que son la vergüenza de la República". "En un país grande como Francia se debe poder hacer campaña normalmente, sin que te tiren piedras a la cara.... Todo el mundo ha visto lo que ha pasado", añadió un indignado Sarkozy.

En tanto, desde el Partido Socialista se afirmó que no había "ningún militante socialista" entre esos manifestantes, y una de las portavoces del candidato Francois Hollande, Delphine Batho, pidió al equipo de Sarkozy, en declaraciones recogidas por el diario local Sud Ouest, que "no busque esconder su desarraigo manipulando la realidad". La presencia de Sarkozy en Bayona es uno más de los actos incluidos en su campaña electoral desde que a mediados de febrero se proclamó candidato a las elecciones presidenciales de los próximos abril y mayo, que le han llevado también a otras ciudades del país como Montpellier, Marsella o Lille.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios