Rosa Díez, portavoz parlamentaria UPyD

"La lucha por la igualdad es una lucha desde la educación"

  • La diputada de UPyD asegura que la sociedad exige a la mujer "de notable para arriba" cuando a un hombre para lo mismo "le basta con un aprobado"

Comentarios 9

Rosa Díez abandona por un momento su condición de política para exponer en esta entrevista sus consideraciones más personales acerca de la mujer.

-¿Piensa que la batalla por la presencia femenina en política está superada o todavía queda camino por recorrer?

-No, aún no está finalizada, aún queda mucho por hacer. Hemos conseguido muchas cosas, pero creo que hay que seguir dando la batalla para mejorar las cosas en muchos ámbitos.

-¿Está a favor del sistema de cuotas? Si piensa que no son la solución, ¿qué sistema propone?

-Sí, estoy a favor. En muchos países europeos con mucha historia democrática la cuota ha sido un instrumento político para lograr muchos avances. Hay que ver lo que ocurrió con los países nórdicos: cuando se acabó el sistema de cuotas, las mujeres sufrimos un ligero retroceso.

-¿Qué opina de la existencia del Ministerio de Igualdad?

-Que es una medida de propaganda. Las políticas de igualdad son políticas transversales que se han de poner en ejecución desde todos los ministerios y el Gobierno en su conjunto, no sólo desde uno. Es una medida de puro maquillaje.

-¿Qué medidas ofrece su partido para asegurar la igualdad de la mujer en puestos de responsabilidad?

-En primer lugar, la educación. Nuestro convencimiento es que la lucha por la igualdad es una lucha de la democracia y debería impregnar todas las políticas desde las sociales o económicas pasando por la educación, pero sobre todo desde la educación.

-¿Y para conciliar la vida laboral y familiar?

-La conciliación se produce cuando el reparto de responsabilidades está conciliado o cuando cuentas con una complicidad suficiente. No puede haber conciliación cuando las mujeres no pueden asistir a las reuniones y éstas se siguen celebrando.

-¿Alguna vez se ha sentido discriminada por ser mujer y política?

-No tengo ejemplos puntuales, es mi experiencia a lo largo de toda una trayectoria política. Desde luego, es la propia sociedad la que exige a las mujeres de notable para arriba cuando a los hombres, para lo mismo, les basta con un aprobado... y más en la vida publica. Como decía Rosa Luxemburgo: el que no se mueve no siente las cadenas.

-¿Se considera feminista?

-En el sentido amplio del término sí y si por ello se entiende que feminista es defender la igualdad. No me siento feminista por mi condición de mujer.

-¿Ser o sentirse feminista es igual a ser o sentirse de izquierdas?

-No, es de demócratas. Es una asignatura pendiente de la democracia y de las sociedades civilizadas.

-¿En materia de violencia de género qué nuevas iniciativa propone su partido que puedan mejorar la ley de Violencia de género del actual Gobierno socialista?

-Creo que hay que revisarla para que tenga la misma consideración la violencia del hombre y de la mujer y hay que revisar también las medidas de aplicación. La ley es una ley correcta, pero no tiene todos los instrumentos y recursos necesarios para ponerla en marcha. Por eso, es una ley que tiene dificultades para ser efectiva. En cualquier caso, la violencia de género no se arregla con una ley sino con pedagogía, educación y otros aspectos.

-Berlusconi calificó al Gobierno de Zapatero de 'gobierno rosa', debido a la cantidad de ministras presentes. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

-No estoy de acuerdo con casi ninguna de las afirmaciones de Berlusconi y ésta es una más .

-La mayoría de las mujeres que se dedican a la política se quejan de la dificultad de compaginar su vida familiar y laboral porque dicen que la sociedad no les ayuda a hacerlo. ¿Ha experimentado personalmente esa dificultad ?

-Claro, si dijera que no, es que no habría vivido.

-En una entrevista publicada por la revista Elle afirmó: 'A las mujeres nos miran. A los hombres se les escucha'. ¿Podría relatar algún ejemplo personal que evidencie esa afirmación?

-No, cualquiera que lea la entrevista que piense si no le ha pasado que cuando escucha a un hombre, primero le escucha y, luego, se fija en su aspecto. A las mujeres nos ocurre lo contrario: primero, se nos mira y luego se nos escucha.

-Tras años de experiencia, ¿qué consejo le daría a las mujeres que se inician en la batalla política?

-Que hagan las cosas que deseen y que quieren, sin pensar el sexo al que pertenecen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios