La cena del CSI-F reúne a líderes sindicales de toda Andalucía

  • El presidente autonómico, Rafael Hurtado, criticó la falta de respuestas por parte de la Junta a las propuestas de diálogo presentadas por el sindicato ante la crisis

Un año más, la caseta de Feria del CSI-F organizó su tradicional cena en la que se reunieron sindicados de toda la provincia de Almería y algunos líderes del sindicato a nivel autonómico como su presidente en Andalucía, Rafael Hurtado.

El acto, presidido por el líder sindical de la provincia, Francisco Iglesias, sirvió, como reconoció el propio Iglesias "para unir a los compañeros afiliados", siendo "una muestra de hermandad" entre las 170 personas que se dieron cita en la caseta. "Para nosotros éste es uno de los días más importantes para nosotros y es un orgullo poder mantener la cena a pesar de la crisis, pero creemos que merece la pena esta inversión", añadió el líder provincial, que además recordó que será la última vez que el acto se hiciera en una caseta en la que llevan 27 años.

A pesar del ambiente festivo que reinó durante toda la noche, los principales responsables del CSI-F no quisieron pasar por alto la ocasión que se les brindó para atacar con cierta dureza al Gobierno por su gestión de la crisis. Reconociendo "dramática la situación almeriense en relación al desempleo", Iglesias recordó que "se ha pasado en apenas un año del pleno empleo a los 100.000 parados según la EPA. Es una situación muy preocupante y por eso debemos exigir soluciones. Tenemos que acelerar la negociación colectiva y buscar la creación de nuevos puestos de trabajo y no tantos parches como los 420 euros, que ha sido una medida que ha creado un agravio comparativo entre los parados".

Además, afirmó que Almería se ha visto muy perjudicada por el derrumbe por la construcción y que "los servicios no han tirado del carro como debería haber sido", al tiempo que recordó que en diciembre se acaba el Plan E y el PROTEJA, con lo que muchas personas volverán a engrosar las listas del paro.

Por su parte, Rafael Hurtado, presidente desde 2001 del sindicato en Andalucía, asistió a la cena por séptimo año consecutivo. "Me gusta estar en la cena de hermandad que hace el CSI-F de Almería y compartir con ellos estos momentos de confraternización y de compañerismo". También destacó el poder de convocatoria del sindicato, al tiempo que subrayó la importancia de mantener la caseta abierta a pesar de que cada año hay menos y que muchas de ellas se están viendo obligadas a cerrar.

Respecto a la situación actual del sindicato a nivel autonómico, se congratuló por haber llegado a los 40.000 afiliados y de que en los últimos 5 años han crecido un 20%. Además, recordó el reto que supone las elecciones a finales de año en el propio sindicato y la búsqueda de las soluciones convenientes para sus trabajadores, especialmente en un día complicado dado que el ministro de Fomento, José Blanco, ya ha hablado de congelación de salarios. Para terminar, hizo hincapié en que ellos fueron los primeros en hablar sin tapujos de crisis económica y que organizaron una serie de actuaciones de concienciación con llamadas a las autoridades autonómicas para sentarse y hablar, "pero seguimos sin encontrar una respuesta, y el Gobierno se empeña en una huida hacia adelante sin dar pasos efectivos para solucionar la crisis".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios