El CircoLoco enseña a los niños a comer mientras se parten de risa

  • El dúo cómico formado por el chef 'Fideo' y su ayudante 'Spaguetti' conquistó a los más pequeños con un número cargado de humor y malabarismos

El CircoLoco aterrizó en la Plaza del Pintor Zabaleta, en Las Chocillas, con el mejor humor que encandiló a los más de 50 espectadores que se dieron cita bajo un sol de justicia que, incluso, obligó a los asistentes a sacar los paraguas y sombrillas para evitar posibles insolaciones a los más pequeños.

Con un espectáculo concebido para hacer reír a los niños, los artistas aparecieron en el improvisado escenario callejero vestidos de cocineros. Primero el 'chef Fideo', que se presentó al público para, después, llamar a su ayudante de cocina, 'Spaguetti', que hizo su entrada en escena subido en una bicicleta ante el asombro de los pequeños asistentes al acto.

El que el número estuviera pensado sobre todo para reír no estuvo peleado con lo didáctico, ya que el tema principal de la trama humorística fue la pirámide de los alimentos, o lo que es lo mismo, fue una manera imaginativa de enseñar a los más jóvenes cómo y qué se debe comer., que es algo realmente importante en una época, ésta, en la que la correcta nutrición parece estar en crisis y que los niños parecen tener alergia a todo aquel alimento que sea de color verde.

Basándose en propia pirámide, lo primero que dijo el chef 'Fideo' fue que los críos deberían beber alrededor de 2 litros de agua al día, y mandando un mensaje a los mayores de la importancia de este buen hábito. Para ello, ambos hicieron juegos con vasos e incluso, el chef hizo ejercicios de equilibrio sosteniendo 6 vasos apilados con la barbilla, algo que dejó sin habla a más de uno. Posteriormente, y para explicar qué es una dieta equilibrada, los humoristas sacaron al improvisado escenario a tres niños a los que el loco 'Spaguetti' fue sosteniendo con los pies, las manos y el hombro respectivamente.

El show continuó con la preparación de la particular ensalada de tomate de 'Fideo', que realizó con unas bolas rojas de malabares con las que fue jugando mientras 'Spaguetti', subido a una silla, le iba robando los alimentos y se los iba recolocando haciendo más complicado el número. Una vez resuelto este plato, el menú continuó con la preparación de un delicioso plato de pasta, la especialidad del chef, y que ambos explicaron como aquello que proporciona hidratos de carbono al cuerpo, "la gasolina de las personas", como señaló el humorista.

Y para terminar, el postre, para lo que prepararon un rico dulce, eso sí, habiendo explicado previamente a los niños que no se puede abusar de este tipo de alimentos, ya que un consumo abusivo puede traer malas consecuencias como diversas enfermedades y obesidad. Un buen consejo al mismo tiempo que hacerles reir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios