Feliz aniversario, ¡monumento!

  • Ayer se cumplieron 122 años de la inauguración de la actual Plaza de Toros, remozada, coqueta, colorida y festiva; motivo de felicitación no sólo para los aficionados sino a todos los almerienses

Desconozco exactamente el puesto que puede ocupar la Plaza de Toros de Almería entre las más antiguas de España. Tendré que preguntárselo a mi amigo y compañero Antonio Sevillano, una enciclopedia al sol en cada feria taurina. Pero tampoco importa en este momento, porque lo que de verdad es importante es que el coso de la Avenida de Vilches cumplió ayer, nada más y nada menos, 122 años desde que fuera inaugurado aquel 26 de agosto de 1888 por los toreros Lagartijo y Mazzantini. Desde entonces ha conformado un barrio y ha sido centro vital del arte y la fiesta taurina en cada feria de la ciudad.

La plaza almeriense no es la Monumental de Las Ventas madrileña, pero sí es un coqueto monumento para todos los almerienses que también podemos y debemos sentirnos orgullosos de contar con un recinto taurino que enamora a quien lo ve por primera vez y prende en la retina de todos los espectadores que acuden a él.

Incómoda como pocas, propia de su antigüedad y del máximo aprovechamiento de su espacio para conseguir la mayor rentabilidad económica, la plaza fue objeto hace dos años de una importante reforma llevada a cabo por Manuel Cuesta, propietario de la misma, para recuperar la piedra original de la fachada, que había quedado oculta con pintura, así como los búcaros de cerámica que la coronaban como decoración floral y la barandilla de hierro forjado circundando todo el perímetro en su parte más alta.

El ruedo también ha sido objeto este año de una importante restauración con el nivelado del piso y el nuevo albero que se ha echado sobre el mismo. Y ya que hablamos de historia, seguro que recuerdan ustedes, no hace tantos años, aquella simpática imagen de la regadora mojando el albero antes de cada corrida.

El paso del tiempo es inexorable y poco a poco nos acercamos a ese 125 aniversario que debería aprovecharse para grandes y especiales celebraciones. Mientras tanto, y por lo que hasta entonces pueda pasar, es momento de felicitación por el aniversario de uno de nuestros más bellos monumentos que, por plausible acuerdo del Ayuntamiento, ha pasado a formar parte de las visitas guiadas municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios