Ruta por el casco antiguo La Diana paseó por varias calles de los barrios de Pescadería y La Chanca

Gigantes y Cabezudos despiertan a los 'enanos'

  • La Banda de Música 'Los Iris' de Instinción acompañó a las criaturas durante el único desfile que este año han realizado con motivo de la Feria

Comentarios 3

"Mamá, ¡qué grandes son!". Uno de los pequeños que ayer madrugaron para disfrutar del desfile de Gigantes y Cabezudos que a las 8 de la mañana, puntuales como un reloj, esperaban el toque de Diana para iniciar su tradicional ruta, se quedó fascinado con el aspecto de estos seres. La Banda de Música Los Iris de Instinción no tardó en dar el pistoletazo de salida a las colosales figuras, que salieron desde la Plaza de la Constitución dispuestas a recorrer las calles de los barrios de Pescadería y La Chanca.

El punto de partida fue el Ayuntamiento de la ciudad y juntos recorrieron la calle Reina, Pedro Jover, General Luque, la Avenida del Mar, la Plaza Moscú, la calle Valdivia y la Plaza Pavía, hasta concluir en la calle Almedina, desde donde retornaron a la Plaza Vieja. De vez en cuando, los 12 Gigantes, de espectacular tamaño, hacían una parada para refrescarse y recuperar energías. Las personas que precedían a las criaturas bailaban y hacían palmas al compás de la música.

El desfile de Gigantes y Cabezudos es una arraigada tradición en la Feria de Almería. Pero una tradición venida a menos, ya que el comentario generalizado del día era la queja por la reducción de días en que desfilan estas figuras en los últimos años. "Esperemos que el año que viene podamos sacarlos al menos un día, porque en los últimos años nos han reducido a uno los desfiles de los Gigantes", comentó uno de los Cabezudos.

La tradición de pasear a hombros a estos muñecos de cartón-piedra se ha hecho popular en muchas fiestas locales de Europa Occidental e, incluso, de América Latina. Normalmente, las figuras representan a personajes populares locales o a figuras mitológicas. Curas, princesas, los Reyes Católicos y hasta Don Quijote pasearon por las calles almerienses durante casi dos horas.

Cuando llega el momento de volver al punto de partida, los Gigantes y Cabezudos desfilan por la calle Almedina al ritmo de la famosa Campanera, y regresan bailando a la Plaza Vieja. La banda de músicos de Instinción toca las últimas notas antes de que los Gigantes regresen a su hogar, a la espera de que el próximo año la música y la tradición le vuelvan a dar la oportunidad de darse un paseo por las calles de Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios