Nacho Vegas destella el Maldito Sol de Almería

  • El asturiano y Stand Still encabezaron un concierto que se prolongó hasta altas horas de la madrugada, pero que contó con escaso público

El Festival Maldito Sol resultó todo un éxito musical pero un fracaso rotundo de asistencia al evento. A pesar de que la organización llevaba dos meses anunciando el concierto y de que se podían adquirir las entradas por Internet desde principios de julio.

El concierto, abierto por el grupo almeriense Father McKenzie, comenzó con un retraso de 45 minutos respecto al horario fijado por la organización y con apenas 50 espectadores, aunque poco a poco se fue llenando, y para el espectacular final del grupo con el tema versionado de The Beatles Eleanor Rigby, canción que da nombre a la banda, ya superaban las 100 personas.

Los siguientes fueron Proyecto Solaz, cuyo bajista, Antonio Nieto, reconocía antes de salir al escenario que estaban "flipando por la oportunidad de tocar junto a otros artistas de la talla de Nacho Vegas o Stand Still". Una vez en el escenario, y superado el problema que tuvieron al romperse el parche del bombo, animaron el concierto, ya que entre los asistentes al mismo habían muchos conocidos del grupo almeriense.

La previa al plato principal del festival fue la actuación de los granadinos Elastic Band, que hace mes y medio ya tocaron en Roquetas en el Pullpop 2009, con una música alternativa con una gran variedad instrumental, que rompió moldes respecto al resto del cartel.

Cerca de las 01.00 apareció en escena la gran estrella del Maldito Sol, Nacho Vegas, que elevó la expectación y al que casi 300 personas pudieron escuchar algunos de sus temas más recientes como Dry Martini, del último trabajo del artista gijonés.

Una vez finalizó Vegas, Stand Still deleitó a los asistentes con temas variados como 1, 2, 3 Sombra, Víctor San Juan o Cuándo, clásicos de la banda, que en directo suenan de maravilla, ya que el grupo eleva su nivel en vivo.

Y para cerrar el Maldito Sol, los madrileños de Salida Inmediata, un joven grupo que acaba de rodar su primer videoclip, Nada es para siempre en Almería, y que espera seguir creciendo en el siempre difícil mundo de la música. Antes de salir, reconocían que "tocar junto a Nacho Vegas es un privilegio y una oportunidad", añadiendo que cada actuación es como si fuera la última y que siempre lo dan todo en el escenario, como así sucedió posteriormente a pesar de entrar en escena pasadas las 04:15 horas.

Una vez que los madrileños dieron por terminada su actuación, se dio conclusión al Festival Maldito Sol que, de no estar mejor promocionado el año que viene, promete no volver a la capital almeriense dada la nula respuesta social al evento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios