La Plaza de toros de Almería camino de cumplir 125 años de historia

  • Durante el año 2013 debería celebrarse actos conmemorativos de tal efemérides por lo que ha significado este edificio público para los muchos y diversos encuentros sociales de la provincia

Las plazas de toros, cosos taurinos y anteriormente circos taurinos, son recintos cerrados, generalmente circulares y descubiertos, donde se celebran las corridas de toros. De estilos arquitectónicos diversos de acuerdo al grado de antigüedad, si bien en la actualidad predominan las de estilo neo mudéjar. Tienen su origen en la Europa antigua. Anfiteatro cerrado de forma circular con graderías y servicios que rodean un espacio central en donde se realiza el espectáculo taurino, llamado ruedo o redondel con tierra abatida o albero, rodeado de un callejón en donde se preparan y refugian los toreros y subalternos.

El callejón está separado del ruedo por una estructura generalmente de madera que posee estribos hacia el ruedo y en ocasiones también hacia el callejón para facilitar el acceso de los alternantes en caso de emergencia. Dispone de portones de acceso batientes para la entrada y salida de los participantes (puerta de cuadrilla) y de los toros (puerta de toriles y de arrastre.

El desarrollo de recintos con características específicas para la realización de corridas de toros está relacionado con la popularización y la profesionalización de los espectáculos taurinos. Si bien en la antigüedad los circos romanos tenían características similares a las de las actuales plazas de toros (de hecho la plaza de toros de Nimes -27 a.C.- y la de Arles, Francia, son anfiteatros romanos) y el origen de las corridas está muy relacionado a las antiguas tradiciones romanas.

Durante el establecimiento de la tauromaquia en la península ibérica las plazas de toros no fueron comúnmente utilizados para estos festejos. Cuando las fiestas taurinas eran principalmente realizadas a caballo, los espectáculos eran públicos y se realizaban en las plazas de las ciudades. Solo en el siglo XVIII, al evolucionar el toreo hacia la faena a pie con el surgimiento de figuras como Costillares, Pedro Romero y Pepe-Hillo y ante el desorden reinante durante estas fiestas, se hace imperante la creación de espacios que albergasen apropiadamente al público. De hecho tras ser autorizada en 1730 la construcción de la Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla para realizar corridas de toros, el coso original tenía forma rectangular, y no se comenzó la estructura circular actual sino tres años después. Otro coso taurino de disposición circular, la Plaza de toros de Ronda, se comienza a construir en 1754, realizándose las primeras presentaciones en 1782.

Las principales plazas de toros se encuentran localizadas exclusivamente en España. Y es importante mencionar las de Portugal (5) y el sur de Francia (7) y Colombia (10), Ecuador (16), México (27), Perú (11), Venezuela (10) e incluso en Marruecos (Tánger). Estos números, que únicamente indican las principales de cada país, suman las casi 1.300 plazas de toros fijas en el mundo.

Las de primera categoría en España La Maestranza, Sevilla (1761-1881) la de Las Ventas, Madrid (1931), la Monumental de Barcelona (1914), la Monumental de Pamplona (1922), Vista Alegre, Bilbao (1962), Los Califas de Córdoba (1965), Valencia (1860), La Misericordia, Zaragoza (1764), La Malagueta (1876).Y del resto de 2º y 3ª categoría suman 86 en el resto de España.

Y de todas ellas, la de Almería presume de ser de las más bellas y antigüas que será resaltada en el año 2013 por la conmemoración de los 125 años de su inauguración, allá por 1888. Hay que empezar a pensar en ello, a quien corresponda o quiera, para que esta conmemoración vaya más allá de cuatro actos sin imaginación y la tradicional corrida goyesca. Tiempo habrá de dar ideas para el mayor lucimiento posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios