Pulverizar todos los límites

  • El baloncesto en silla de ruedas se convierte en esta festividad en una eficaz herramienta para la integración

Muchas veces la vida y la rueda de la fortuna pone a las personas en situaciones realmente difíciles, algunas tan duras que parecen improbables de superar. Pero nada es imposible y siempre hay que seguir hacia adelante. Y el deporte, concretamente el baloncesto en silla de ruedas a través del BSR Cludemi en Almería, ha conseguido ser una vía para vencer ese hándicap.

Los jugadores del Cludemi se enfundaron la elástica del club y saltaron al parqué del Pabellón Rafael Florido para enfrentarse al Cocemfe Oretania de Puertollano en la XII Edición del Trofeo de Baloncesto en Silla de Ruedas debido a las festividades celebradas en honor de la Patrona.

Un año más las gradas del Rafael Florido se vieron ocupadas por familiares, amigos y amantes de este deporte con el fin de apoyar sin reserva a su equipo.

Como el equipo visitante no pudo traer a toda su plantilla, la escuadra rojiblanca cedió amistosamente a varios de sus componentes que no dudaron en ponerse la camiseta rival y disputar el partido.

La tarde se cerró con un marcador de 66-30 a favor del Cludemi, que agradeció con aplausos el cariño ofrecido por su público.

Ayer los rojiblancos, como cada Feria, volvieron a la Rambla de Amatisteros para poner sus sillas de ruedas a disposición de todos aquellos que se acercaron a las pistas, para jugar el ya tradicional partido 3x3. Un encuentro que tiene como principal demostrar la dureza de éste deporte y ante todo luchar por la integración de las personas discapacitadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios