Recuerdos de un pasado lejano

  • La ruta guiada por La Alcazaba convocó a cuarenta visitantes durante la mañana del domingo · El calor no mitigó las ganas de conocer la tradición y la historia de nuestros antepasados moriscos

Bajo un sol de justicia, pero atentos a las explicaciones. Así transcurrió la mañana de ayer para los cerca de cuarenta participantes que asistieron a la Ruta Guiada en La Alcazaba. El itinerario partió a las 11.00 horas del centro neurálgico de la ciudad, la Puerta de Purchena, y continuó a pie por el antiguo Camino de Pechina, el barrio de la Medina, la Plaza de la Constitución (antiguo zoco capitalino) y el barrio de la Almedina (primer asentamiento que se conoce en la ciudad), para llegar finalmente al conjunto monumental.

Las cerca de dos horas de visita supieron a poco. Y es que el lugar tiene un gran bagaje histórico. Construido por orden de Abderramán III, el complejo posee tres recintos diferentes y múltiples torres de vigilancia que servían a los moradores para vigilar sus dominios de los atacantes. Una de ellas, la Torre del Homenaje, contruida en tiempos de los Reyes católicos, sirvió de escenario de importantes representaciones teatrales en la década de los '50 y los '60. "Aquí vinieron los mejores: el ballet de Antonio, el ballet francés, Nuria Espert", recordaba uno de los visitantes, Antonio Nuñez. Almeriense de pura cepa, participó en la visita guiada para recordar aquella época en la que vendía bebidas al público en su ambigú, ubicado en el tercer recinto de La Alcazaba.

Actualmente la fortaleza recibe una gran afluencia de público. La mayoría de las visitas guiadas son en castellano, pero también se organizan pases en inglés para grupos que los solicitan y rutas nocturnas. "Hay mucho turismo, estamos a tope", cuenta la guía, Lucinda Barrera. Toda una invasión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios