Tótum revolútum

OCHO pequeños relatos feriales sin mayores pretensiones, acompañados en cambio de magníficas ilustraciones de Moreno, a quien igualmente le estoy agradecido. Es tiempo de resúmenes y yo haré lo propio, mínimamente. Feria que ha dispuesto como gran novedad de un nuevo recinto en la Vega de Acá. Salvo la excesiva tardanza (35 minutos) de los autobuses de circunvalación, todo son parabienes a las hectáreas de parque periurbano del Andaráx cedido por la Junta de Andalucía para Real, "mínimo" detalle que el equipo de gobierno conservador omite en sucesivas declaraciones.

Los conciertos de la Banda Municipal y de la OCAL han sido mi auténtica frustración. Y es que no se puede tirar cohetes y hacerle palmas a la Virgen al mismo tiempo. O música o toros. Confirmado con sus protagonistas lo leído, el de la Escuela de Artes -cante y baile incluido- un éxito de público y crítica. Y el de la Orquesta Ciudad de Almería, más Diana Navarro, ídem de lo mismo. Ahora que no tiene remedio pienso -los españoles pensamos bien, pero tarde- que tanto el domingo como el sábado podía haber prescindido de El Cartagenero y sus carreras ecuestres, más propias de las playas de Sanlúcar que del arte del rejoneo. Y de todo el esperpento de David Fandila El Fandi.

Cuando en julio la Casa Chopera presentó los carteles agosteños, pronuncié clara, leal y rotundamente mi disgusto en calidad de abonado a la contrabarrera del 8. Ni presumo de adivino ni me alegro de haber acertado. Pero la inanidad del citado rejoneador estaba cantada; la inclusión de Rivera Ordóñez, a los hechos me remito, un insulto; y la exclusión de Francisco Torres Jerez un agravio hiriente para el interesado y gratuito ante los aficionados. Afortunadamente, la Empresa rectificó ofreciéndole la sustitución de Cayetano. Resultado: triunfo clamoroso del de la Plaza Vieja quien, de paso, le salvaba la tarde tras la enorme bronca al hijo mayor de Paquirri. Lo del Fandi y los seis toros en Almería sobrepasa la crónica taurina para alcanzar categoría (no es que las crónicas no las tenga) de tesis universitaria. Hasta los agnósticos hemos visto la mano de Dios en forma de apagón eléctrico, vía Endesa, que nos aliviara un rato de la tauromaquia granadinofandina.

Me quedan Los Coloraos, 44º Festival Flamenco y Virgen del Mar. Pediré página los próximos días. Salud y suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios