Todo un año para mejorar lo vivido

  • Es hora de hacer balance de esta Feria del Mediodía que se ha caracterizado por su limpieza y civismo

Lunes de nuevo, la normalidad vuelve a las calles y el centro retoma la imagen que lo caracteriza el resto del año. El de ayer fue el día de la resaca, el de meditar todo lo que se ha hecho, visto y oído durante los siete días que ha durado la Feria del Mediodía, que tantas alegrías ha llevado a mucho y que, esperemos pocas penas haya traído al resto.

Cuando hace dos domingos el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador cortaba la cinta de la Feria del Mediodía eran todavía muchas las incertidumbres que se cernían sobro estas jornadas en las que una nueva falta de público condenara de forma definitiva al olvido, muy alejada de la gran popularidad que durante muchos años ha tenido y que, por desgracia, en las últimas ediciones se les fue a todos de las manos.

La esta edición, le pese a quien le pese, ha sido una Feria buena, en la que, claro, hay opiniones de todo tipo. Todavía falta recuperar un poco el carácter tradicional de la fiesta, el poder mancharse con el porrón y que, ya de paso, los hosteleros se esmeren un poco más y los chiringuitos tengan comida más abundante y de mejor sabor.

Fuera las críticas, lo importante en estos días era que la gente se lo pasara bien y se divirtiera, algo que se ha conseguido. Los almerienses han dado este año un verdadero ejemplo de civismo, con un buen y limpio comportamiento, que no se ha visto superado en ningún momento por los tres o cuatro que siempre tratan de dar la mala imagen, pero que esta vez no lo han conseguido.

El gran número de turistas que han venido desde fuera durante estos días han hecho evidente que la Feria del Mediodía todavía tiene fuelle para rato. Éstos han transmitido en muchas ocasiones la rara sensación de que nuestra Feria sea mejor vista para los de fuera que para los almerienses mismo, algo que debe cambiar de forma rápida, porque es lo que más daño le puede hacer.

Los almerienses deben creer en su Feria, en sus posibilidades de crecimiento y en una evolución que tiene que fraguarse de manera coherente desde el seno del Ayuntamiento de Almería, que ya ha empezado a trabaja de manera intensa porque la nueva edición sea todavía mejor.

Menos de 360 días quedan para que la nueva Feria del Mediodía comience de nuevo, a partir de ahora muchas incertidumbres se ciernen sobre esta tradición que podría cambiar de forma radical su aspecto y desarrollo, si el Ayuntamiento de Almería decide su traslado definitivo al nuevo recinto ferial de la Vega de Acá que la Feria de la noche estrenará el año que viene.

Tantos días como quedan como ideas que nos pueden surgir a todos para que la próxima sea una Feria del Mediodía más inolvidable aún.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios