Una fiesta en sintonía con el espíritu tradicional

  • Las casetas y los bares de la capital están conformes con el desarrollo del primer día de la Feria del Mediodía · Las calles se mantuvieron razonablemente limpias

Las migas, la chistorra, la paella, el arroz con conejo, las croquetas, los pinchos, la jibia o el pescado variado siguen siendo reyes de las cartas de todos los locales que se mantuvieron abiertos desde las 13:00 hasta las seis de la tarde. "La verdad es que no nos podemos quejar. Se nota la falta de mucha gente porque la mayoría estuvo ayer en la feria de la noche. En comparación con el año pasado parace que todo va exactamente igual. Creo que los días más fuertes serán el jueves, el viernes y el próximo fin de semana", explica Jose Luís Rodríguez, propietario actual del Café Da Vinci, situado en la calle Maldonado Entrena, a escasos metros de Pablo Iglesias.

El dispositivo de seguridad tanto de la Policía Local, como de la Nacional, estuvo a la altura de las circunstancias. Parece que el botellón no causará estragos este año, porque no hubo ningún grupo que se atreviese a beber en la calle.

El concejal de Tráfico y Seguridad, Juan Carlos Dopico, reconoció a El Almería que, por seguridad no podía cifrar el número de agentes que se encuentran distribuidos por la capital, pero que si cuentan con un refuerzo tanto en el tráfico, como en la protección de los ciudadanos. "Soy partidario de la Feria de la Noche porque el año pasado me fui de la Feria del Mediodía con muy mal sabor de boca. Creo que es importante que se respete la ciudad y a todos sus vecinos. Al fin y al cabo somos y formamos parte de una misma comunidad", indicó.

En lo que respecta a la sanidad, el Ayuntamiento ha instalado diversos baños portátiles en las zonas de más afluencia publica.

Parece que este año La Feria del Mediodía ha ganado en orden y limpieza. Como dato a destacar la Plaza de San Pedro está delimitada con unas vallas, para que sólo puedan entrar aquellos que no porten ninguna bebida ajena al local.

Lejos de pensar en que esta fiesta cambiará de línea durante los próximos días, la primera jornada de ayer augura buenos presagios y, quizás a partir de este 2008, Almería recupere la tradición de una feria que, como el Acalde Luis Rogelio Rodríguez destacó: "Intentará devolver el carisma y las costumbres con mucho orden, respeto y diversión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios