A golpe de caña, tapa y taconeo

  • La segunda jornada de fiesta en el centro se desarrolló sin ningún tipo de incidente · Estuvo marcada por las improvisadas actuaciones de las alumnas de la escuela de Ana Soriano en los diferentes chiringuitos

El Paseo de Almería se convierte día tras día en el punto de encuentro tanto de jóvenes como de adultos que llegan cargados con mucha energía y con ganas de pasárselo bien en estos días de fiesta. Las calles del centro contaron en la jornada de ayer con unas protagonistas de excepción: las alumnas de la escuela de Ana Soriano. Divididas en dos grupos y vestidas unas con trajes flamencos y otras con una ropa mucho más moderna compuesta por vaqueros, chalecos y gorros, fueron ambigú tras ambigú dando una verdadera lección de su talento con el baile.

Mientras tanto las barras se llenaban, el día avanzaba y el bochorno que se respiraba en las primeras horas de la feria iba amainando. Por otro lado, el calor no fue impedimento para que, de nuevo, la charanga Amigos del Andarax se dejase ver, esta vez por el Paseo de Almería, animando con su música al personal y, por supuesto, bailando al son de la misma.

Cumpleaños, quedadas con compañeros de trabajo, reencuentros familiares, escalas en largos y singulares viajes... cualquier excusa es buena para dejarse ver un rato por las barras del centro y disfrutar un día más de la buena comida y la bebida bien fría. Hay quién pisa por primera vez esta Feria y queda atónito ante el buen ambiente de la misma. Hay quien no se pierde la cita desde hace años. Sea la razón que sea la que trae a la gente hasta aquí, la respuesta es casi siempre la misma: "La feria está de lujo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios