Para lucirse y despreciados

  • Novillada de apertura con interesante ganado de Fuente Ymbro en la que ninguno de los aspirantes, de diferentes estilos, supo aprovechar lo que hubiese supuesto un éxito para sus carreras

Buena oportunidad perdida que pasado el tiempo va a incrementarse en el recuerdo de los tres novilleros que abrieron esta feria. No son muchas las ocasiones que se brindan de poder lidiar una novillada que en corridas piden las figuras consolidadas. Además en una plaza importante como es la de la tierra, refencia taurina de los últimos coletazos del mes de agosto.

Con una excelente entrada para los tiempos que cuentan de retranca de la cartera de billetes. Ni el cambio de cartel , por cogida en Francia de Juan Carlos Rey (algún republicano ha aprovechado para el chiste, ha supuesto merma en la devolución de entradas en taquilla.

José Manuel Mas ha demostrado estar placeado. Con pecados de desplazar a los novillos con el capote echándolos fuera del camino obligado de la embestida. El primer novillo era para darle besos de tornillo. Sí, es cierto, que ha templado muletazos que han llegado al tendido, que ha tenido detalles, que ha ido ganando terreno a los medios,... pero el de Fuente Ymbro pedía que el madrileño hiciera gala de su apellido: MÁS. En segundo menos los que es malo para Mas.

Luis Miguel Casares cantando órdago al trapazo recorriendo la plaza sin encontrar terrenos. Y en el último un mitin a la hora de entrar a matar.

Juan del Álamo, sustituto de Rey, con fama de arrear en la plaza, empezó con gallardía mirando al tendido por verónicas. Demostró raza y en ciertos momentos el amago de respingo en los tendidos. Pero el picante se fue disolviendo aunque al salmantino no hay que perderlo de vista por si acaso.

Como suele ocurrir en la novillería, por cuestión evidente del rodaje en el aprendizaje, hubo volteretas y cogidas sin consecuencias apreciables aunque se temía "tabaco" en Juan del Álamo.

En el ambiente al finalizar la corridano se oían comentarios más allá de los saludos iniciales. Cuestión que matizaba que fue una tarde sin gloria con novilleros que no provocaron pasión en la afición y un encierro donde unos bureles valieron y se fueron con fuelle dentro, otros marcaron mansedumbre con posible lidia que quedó prácticamente inédita y alguno se paró cual macedonia de distintas condiciones del toro bravo.

Hoy la novedad también con división de opiniones entre los abonados. De aquellos que ponen el grito en el cielo por haber perdido una corrida de apie frente a los que apuestan por el toreo a caballo. La empresa justifica que se le ha pedido y para colmo de males, está teniendo tirón de taquilla. Quizá de haberla puesto añadida al ciclo tradicional como matinal o que hubiera supuesto la sustitución de la novillada a falta de aspirantes de la tierra o novilleros con suficiente tirón al estilo de antaño con los Aparicio, Litri, Camino o Rivera Ordóñez. Pero no es así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios