La manzanilla y los más suculentos ibéricos conquistan los palcos

  • Las medias noches de jamón y las bebidas, como el vino o la manazanillla, son los productos preferidos por los almerienses para disfrutar de una buena tarde de toros

Una de elecciones más optadas por los almerienses para aplacar las altas temperaturas, propias de la época estival, y al mismo tiempo disfrutar de una tarde de Feria es acudir a los espectáculos taurinos. Pero si hay algo que el público tiene muy claro es que siempre se ha de recobrar fuerzas durante la corrida degustando una merienda de calidad preparada con esmero.

Por ello, numerosas son las empresas que ofertan a sus clientes estos tipo de deliciosos tentempiés. Según explica María del Mar Alarcón, una de las empleadas del restaurante El rincón de Juan Pedro, el mundo gastronómico taurino es "bastante personalizado", puesto que cada uno de los clientes solicita un tipo de encargo diferente de acuerdo con sus gustos. "Todo depende de la persona y de sus gustos, en cuanto a lo que se refiere a las comidas hay muchos clientes que piden media noche de jamón ibérico, otros que prefieren que sean sólo de queso o de otros muchos sabores. En lo que se refiere a la bebida es igual, hay muchos que prefieren vino y otros manzanilla", apostilla Alarcón, quien tiene muchos años de experiencia debido a que su padre fue el primer comerciante almeriense que se dedicó a la preparación de las meriendas taurinas.

Sin embargo, existen otros negocios, que aunque también tienen en cuenta la opinión de su clientela, ofertan al público menús preparados. Ese es el caso de Dulce Alianza, una pastelería ubicada en el centro del paseo de Almería, que cuenta con 'meriendas estándar' y otras especiales para los palcos.

"En las estándar solemos preparar tres bollitos y siete canapés rellenos por persona, un bizcocho de canela y azúcar glass y tres dulces. En las especiales que creamos para los palcos solemos echar medias noches de ibérico y pasteles variados, a gusto del consumidor", explica Carlos Cano, el propietario de la pastelería. Otro de los negocios con más experiencia en el mundo de la gastronomía taurina es Lamarca. De acuerdo con lo explicado por Félix Fernández, uno de los empleados de la empresa, el aperitivo más solicitado por los clientes son las medias noches de queso y jamón. "También quien añadir algún pastel, pero lo principal son los productos salados", explica Félix Fernández. De acuerdo con lo explicado por el empleado de Lamarca la edad de los consumidores oscila entre los 40 y los 70, "también acuden algunos personas jóvenes que siguen la tradición de sus padres, pero la mayoría de ellos son clientes mayores", aclara Fernández.

Es toda una costumbre, desde antaño, que los aficionados a la tauromaquia disfruten sentados del espectáculo acompañados de meriendas muy variadas, aptas para todos los gustos. y bolsillos Algunos se llevan un sandwich o bocadillopreparado desde casa con una lata o una botella de agua. La cerveza, el vino y los refrescos con gas, junto con el agua, son las bebidas preferidas por los asistentes a las corridas de toros.

Pero para los más exquisitos, el Restaurante Bodega Bellavista pone a disposición de su clientela un surtido para los amantes del buen gusto. Se trata de una cesta en la que se incluyen diversas delicatessenacompañadas de cerveza, manzanilla y vino.

Esta especie de kit de merienda taurina incluye, a modo de entrantes, saladitos de hojaldre, olivas, quisquilla hervida y empanadillas de morcilla. Como buen menú que se precie también cuenta con montaditos de tortilla de gambas con pimientos fritos, tortilla de bacalao con coliflor y pimientos de piquillo, sobrasada con bacon, anchoas con tomate y huevo hervido y jamón ibérico de jabugo y queso tierno y fresco.

Para degustar esta suculenta cesta de merienda al completo, como no, desde el Restaurante Bodega Bellavistahan previsto saciar el paladar de los más golosos con una selección de postres dulces. Así, mientras la faena se tercia en la plaza, los comensales de este menú saborearán un delicioso tocino de cuelo, varios bomboncitos de chocolate y flan.

Y mientras que el calor y el sol calientan las gradas, nada mejor que refrescarse ante las altas temperaturas propias de agosto con un par de cervezas Ak de sabor alsaciano, quintos de manzanilla y un estupendo vino rosado brut. Todas estas exquisiteces y bebidas componen la cesta que prepara el Restaurante Bodega Bellavista. Por 75 euros, podrás disfrutar de una merienda totalmente diferente, dejando de lado el típico bocadillo envuelto en papel de aluminio. Este menú, por la cantidad que contiene tanto de bebida como de comida, puede disfrutarse tanto solo como acompañado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios