La merienda, gran embajadora

  • Quienes nos visitan cada verano y asisten a las corridas de toros son los mejores propagandistas de nuestra feria taurina, difundiendo a través de internet nuestras singulares costumbres y tradiciones

¿Se imaginan una corrida de toros sin merienda, sin los alegres pasodobles de la banda de música amenizando las faenas, sin los mantones de Manila adornando toda la plaza y sin el calor propio de nuestra tierra, y ahora no me refiero al afectivo sino al meteorológico, o sin el sentido y sincero aplauso con el que cada tarde se recibe a los diestros que forman el cartel como clara predisposición de apoyo al triunfo?. No, claro, no se lo imaginan, porque pensar en ello sería hablar de otra Plaza de Toros, no la de Almería; sería hablar de otras fiestas, no de las nuestras. Creo que también estarán de acuerdo en que la merienda, como tradición singular de la plaza de la capital almeriense, que hoy siguen en algunos otros cosos, es una de las mejores embajadoras para atraer a muchos visitantes cada mes de agosto y ponerles, y aquí sí en el más estricto sentido de la palabra, con la boca abierta.

A través de esa ventana abierta al mundo que es Internet hay muchos ejemplos de la repercusión y trascendencia que tienen nuestras costumbres. Desde Madrid, Amaldonado dejaba en la red el pasado 12 de abril el siguiente comentario aquí resumido. "No dejéis de visitar la Plaza de Toros de Almería. Especialmente si podéis ir este verano, en plena feria, a ver una buena faena, mejor…La de Almería no es de las más grandes, pero si es de las más bonitas, no sólo por el exterior, sino por lo de dentro. Me explico: los toreros que van a torear allí suelen decir que les gusta mucho esa plaza por la alegría que desprende…¿Y por qué? Porque el tendido es un arco iris de mantones de Manila, porque aquí tienen la costumbre las mujeres de colgarlos por toda la plaza, con lo cual se ve muy, muy bonito…Además, para los que no lo sepan, la tradición de la merienda nació en esta Plaza de Almería, por lo que nadie se extrañe si ve una pata de jamón que se pasa de mano en mano…Eso lo he visto yo con mis propios ojos. La verdad es que es una de las plazas donde mejor me lo he pasado por eso, por la alegría y la buena disponibilidad que tiene allí el público. Si os animáis a ir a una corrida de toros los que aún no lo hayáis hecho, os recomiendo la experiencia de la de Almería capital". No hace falta añadir nada porque ésta es nuestra mejor publicidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios