Tres momentos diferentes marcan un hito en el mundo del motor

  • Seat 600, Renault 5 y Mini Cooper fueron los coches que se expusieron en las Almadrabillas y en el Paseo de Almería con el fin de mostrar las obras de arte que se fabricaron hace algunas décadas

Tres épocas distintas en la que los coches representan un estilo de vida diferente. Trabajo duro, cuidados especiales y un resultado que se podría exponer en cualquier museo de arte. Por esto, ayer se hicieron tres muestras en dos localizaciones, el Paseo de Almería y el parque de las Almadrabillas. Los modelos protagonistas fueron Seat 600, Renault 5 y Mini Cooper.

A las 11:00 horas, en el Paseo de Almería, llegaban poco a poco los 600 acompañados de las miradas de los viandantes que se giraban para ver uno de los míticos coches que recorrieron las carreteras españolas. Rosa Sánchez, mujer del presidente de la Asociación, ha vivido algunas experiencias en este legendario vehículo: "En mi viaje de novios, se empezó a prendar el coche y a mi marido se le quemó el brazo y el bigote. Dormimos dentro alguna vez. Dicen que es pequeño, pero se puede hacer de todo".

A la misma hora se situaban los Renault 5 en el parque de las Almadrabillas. Uno de los 20 miembros del Club GT Turbo, Joaquín Sorroche, asegura que "tener un R5 es puro vicio. Llevo 22 años con el mismo coche y no me ha dado problemas y si me los da, yo mismo los soluciono". Otro componente, Emilio Magaña, asegura que la sensación que da cuando acelera "no la ha sentido nunca con otro".

La última muestra fue la de los Mini Cooper, alas 13:30 horas, que se situaron justo al lado de los Renault 5. Francisco Hidalgo es uno de los propietarios de los más de 20 coches que se estacionaron en ese espacio: "Gusta conservarlo porque fue el coche de la época. Lo compramos viejo. Hay gente que lo tunea, pero otros prefieren dejarlo de la forma más original".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios