Para no olvidarse de ella

  • Es hora de hacer balance de todo lo vivido y sentido en el Mediodía almeriense · La labor de los fotógrafos es fundamental estos días para que las experiencias y diversiones nunca caigan en el olvido

Resultaría una tarea verdaderamente difícil y laboriosa contar en pocas palabras o párrafos todas la emociones que las miles de personas han vivido durante estos días por las calles de Almería. Ha sido siete días en los que las cámaras de fotos y los móviles han echado humo del gran uso que sus propietarios han hecho de ellas para guardar instantáneas o grabar vídeos de sus bailes o risas.

Siempre es bonito recordar y guardarse en el tiempo la felicidad, la alegría y la diversión y esta Feria del Mediodía ha dado para mucho de esto. Mares de risas han inundado los diferentes ambigús instalados en el centro, en los que además de éstas ha habido para muchos sentimientos. Cariño e incluso amor se han visto mucho por las calles en unos arrebatos que el alcohol han hecho mucho más intensos y que han dejado tras de sí imágenes curiosas e inolvidables que pasarán a la historia de la Feria y de Almería en sí.

Todos los que han pisado esta Feria del Mediodía pueden sentirse orgullosos de haber contribuido a hacer una Almería más grande, con más proyección fuera de nuestras fronteras y con una Feria que muchos envidian.

Resaca y cansancio deben quedarse ya hoy a un lado para que en el nuevo mes que mañana todo vuelva a su normalidad y con ella, niños, jóvenes y mayores retomen sus obligaciones que les mantendrá ocupados durante el resto del año.

El final de la Feria es siempre la vuelta a la rutina, y este año, esto ha llegado a su fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios