Las risas de los niños colorean las fiestas

  • Bailes de flamenco, globos con cientos de formas, las fabulosas atracciones y algodones de azúcar engalanan las noches más esperadas por los pequeños de la ciudad

Entre algodones de azúcar, globos con millones de formas y centenares de luces se puede visualizar la sonrisa de cientos de pequeños. Las altas temperaturas propias de estos meses estivales no ha sido un impedimento para que los más jóvenes vuelvan a disfrutar de los denominados popularmente "cacharritos". A partir de las 22:00 horas ya se podía observar la típica imagen de la caravana formada por los coches que se amontonan en la periferia.

"El fin de semana no pudimos ir, pero hoy mis padres nos han dado la sorpresa de que íbamos a venir, y ya desde lo lejos veía la noria", comenta Francisco Alejandro, uno de los niños que goza de la segunda noche de estos días tan alegres.

María del Mar Hernández y María Auxiliadora Ortega han sido unas de las primeras personas en disfrutar de el mono loco. "Tenemos 23 años y algunas de nuestras amigas se mofan de nosotras porque dicen que somos ya muy mayores para subir en este tipo de atracciones pero nos da igual",apostillan ambas.

"La noria es mi favorita, sé que es bastante clásica pero no me importa, desde chica me ha encantado porque al ser la más alta parece que roza el cielo", asevera Julia María González, una de las personas que pasean por el recinto ferial.

Pero no sólo almerienses son los que disfrutan de estos días. Begoña Gómez y Miguel Ángel Martínez residen en Valencia y se hospedarán en la capital hasta que el periodo de la feria finalice. "A mi marido le han dado un mes de descanso y al estar cerca hemos decidido pasarnos por aquí porque tengo familia en Roquetas de Mar y me convencieron para venir", aclara Begoña. "Nosotros estamos también muy contentos porque veo a mis primos muy pocas veces al año y ahora tenemos pensado ir casi todos los días a la feria con ellos", afirma Manuel Martínez, uno de los familiares de los valencianos.

Gafas grandes con forma de corazón, sombreros vaqueros y moda andaluza son los complementos ideales para adornar estas noches. "Casi todos los años visto a mi hija de gitana, y este año no iba a ser menos, así que le he dicho adiós a la crisis y le he comprado el vestido más bonito", aclara Ana María, una de las personas que pasea por el recinto ferial.

Y así, cientos de colores engalanan el cielo bajo una multitud previsible de personas que disfrutan de las legendarias atracciones infantiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios