El taconeo de 'La Rabota' desata la pasión del flamenco

  • La bailaora, que acudía con un elenco de artistas, deslumbra a los asistentes con su fuerza sobre el escenario

Una día más, el verano almeriense se dejaba notar mientras el público expectante abarrotaba el anfiteatro de la Rambla-se tuvieron que poner sillas de plástico al lado del escenario, ya que el año pasado mucha gente se tuvo que quedar de pie y este año se esperaba aún más ambiente-. Era la noche de María La Rabota, la portentosa artista del baile flamenco salida de las calles de Pescadería. La Rabota compartía escenario con un elenco de profesionales del cante y el baile, incluso estaba su hija, La Rabotilla.

El espectáculo comenzó con unas bulerías mientras esperaban a que las bailaoras saliese a escena con las Seguidillas, un baile en el que la artista principal danzaba junto a su hija y a María La del Justo, codo con codo, demostrando que Almería respira flamenco por todos sus poros como cualquier otra capital andaluza. Al término de las Seguidillas, abandonaron el escenario arropadas por un aluvión de aplausos, camino de los vestuarios para cambiarse de ropa y seguir con la exhibición.

Mientras se esperaba la reaparición de La Rabota, el resto del plantel hacían las delicias de las gradas con varios solos de guitarra y un fandango. El segundo acto trajo consigo a la artista de Pescadería, vestida con espectacular traje para bailar unas Alegrías que apasionaron y levantaron vítores y gritos de ánimo por parte de algunos en el público.

La fuerza que emanaba de la bailaora contagió a todos los asistentes hasta el final del segundo acto. Tras su marcha para prepararse el tercer y último acto, se siguió escuchando los acordes que los maestros de la guitarra conseguían al rascar las cuerdas, mientras la voz de los cantaores surcaba el cielo de la capital y emocionaba a todos. Dejaron para el final lo mejor de la noche, el baile típico de Almería, el Taranto, lleno de fuerza y pasión. En total, fue más de hora y media de arte flamenco el que se escuchó en la Rambla de Almería pero la actuación se recordará durante mucho tiempo.

La artista, que concedió una entrevista a Diario de Almería, asegura que "me siento emocionada por reunir a tanta gente para mi espectáculo, llevo bailando desde los 14 años y he tenido que trabajar mucho y muy duro para poder llegar hasta aquí". La artista almeriense acudirá el 21 de diciembre a Bruselas, la capital de Bélgica para seguir exportando el arte y la cultura andaluza fuera de las fronteras nacionales. Su hija María le acompaño ayer ya que también quiere dedicarse al baile profesionalmente, esto le llena de alegría a La Rabota, "mi niña siempre ha querido bailar y ha estado apuntada a mi academia de baile, este verano me la he llevado conmigo para que vaya cogiendo soltura".

La Rabota comentó que quiere bailar junto con los grandes del flamenco en los mejores escenarios y explicó que " sería un sueño para mi que me dieran la sorpresa de actuar en los escenarios al lado de Joaquín Cortes y todo su elenco de artistas, es una gran ilusión que tengo desde hace mucho tiempo".

La Rabota cree que es necesario mucho esfuerzo para lograr convertirse en gran bailaor y cantaor de flamenco, así lo explica ella, "acceder a este mundo es muy difícil, hay que trabajar mucho tiempo y dedicar muchas horas de ensayos todos los días".

La artista confiesa que fue una bailaora autodidacta, como muchos de los grandes del flamenco como Tomatito. Gracias a su exigencia continua y a su disciplina a conseguido salir adelante. Es por este motivo por el que ella explica que "siempre estoy en mi Academia o en mi casa, todo el mundo que me conoce lo sabe".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios