El séptimo arte lleva libertad a la prisión provincial

  • Más de un centenar de internos recibió la visita de la directora y la protagonista de 'Lluvia', en lo que representa la 21ª edición del certamen dentro del centro penitenciario

Si hay un lugar y un público que merece una mención especial en la historia del Festival de Cine Iberoamericano, ése es el que se da cita todas las mañanas en el salón de actos de la zona sociocultural del centro penitenciario. Son ya 21 años desde que el certamen tuvo la feliz idea de saltar los muros. Hace algunos menos que son los reclusos quienes, tras votación, eligen el mejor filme y al que le darán entrega del premio 'Llave de la libertad'.

Fue ayer cuando los reclusos aficionados al cine recibieron la visita oficial del certamen. Junto al director, Eduardo Trías, acudieron al centro la directora y actriz de la película argentina Lluvia, Paula Hernández y Valeria Bertucceli, respectivamente.

Tras la proyección de la película llegó el momento del coloquio en el que tanto Trías como las protagonistas del filme tuvieron ocasión de tomar la palabra, así como varios de los internos. Eduardo Trías señaló que ésta era la primera ocasión en que se dirigía a la prisión y recordó que "todos los que vienen del Festival y se acercan a estar con vosotros se van encantados y valoran que el certamen tenga una iniciativa de esta índole".

Valeria Bertucceli indicó que en el sistema penitenciario argentino no sería posible una actividad de estas características, mientras que los internos les hicieron preguntas sobre la situación que en la película se describe o si la directora se encontró con problemas para hacer el filme por el hecho de ser mujer. Ante esto último, Paula Hernández hizo referencia a la evolución que ha habido en los últimos 10 años ya que "han aparecido diversas escuelas de Cine que han hecho posible el surgimiento de varias directoras", sentenciando que "a mí no me perjudicó el hecho de ser mujer".

Un interno colombiano rememoró la parte más amable de la película, que muestra la belleza de las ciudades iberoamericanas y la importancia de saber valorar los vínculos familiares a su debido tiempo.

Tanto la directora como la actriz invocaron anécdotas que rodearon el rodaje como la creación de lluvia artificial, que es uno de los ingredientes más identificativos de la película.

Pedro es un joven puntaumbrieño que no se pierde ni una película. Comenta que a las proyecciones tienen acceso aquellos internos que están inscritos a las actividades de la escuela. Tras esta proyección en el salón de actos es el vídeo comunitario de la prisión el que se encarga de ponerla unas cuentas veces ese mismo día. Ayer, el salón de actos acogía a un centenar largo de internos que, provistos de papeletas, depositaban sus votos en una urna con el propósito de hacer entrega el sábado de su 'Llave de la libertad' que se concede desde 2002. A Lluvia Pedro le ha puesto un 10.

Por lo que respecta al resto de la jornada, ayer se inició el X Foro Iberoamericano de Coproducción Audiovisual que se extenderá hasta el sábado, mientras que la Gota de Leche acogió el curso de la Cátedra Cepsa sobre Cine y relaciones laborales. Ésta es una iniciativa que Cepsa ha mantenido pese a dar este año, un salto cuantitativo considerable en su aportación económica al certamen. La tarde se cerró con un 'happening' organizado por el Instituto Andaluz de la Juventud y que se desarrolló en la plaza de Las Monjas. Ya por la noche, la cita estuvo en la Casa Colón para ver Shine a Light, la película de Martin Scorsese sobre los Rolling Stones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios