Biocolor e Ifapa se unen contra la oruga de la col, que gana fuerza en pimiento

  • Buscan un bioinsecticida eficaz · De las Nieves destaca la importancia de la higiene

La decidida apuesta del campo almeriense por el control biológico, que tuvo su punto de inflexión a partir de la crisis del isofenfos metilo, hace exactamente tres años, ha servido para que Almería cultive cerca de 19.000 hectáreas invernadas mediante técnicas de control biológico, lo que supone ya el 70% del total del área de producción bajo plástico de la provincia.

Este camino ha supuesto la reducción drástica del uso de productos fitosanitarios, lo que tiene una doble lectura. Positiva, porque esta forma de cultivo es más respetuosa con el medio ambiente y con los preceptos de calidad, seguridad alimentaria e higiene; y, en la cruz de la moneda, el hecho de que antiguas plagas, que se encontraban controladas por el uso de estos químicos, resurgen de nuevo, si bien es cierto que la utilización de plaguicidas también generaba resistencias a ellos por parte de los virus y plagas, algo natural en todo proceso natural y evolutivo.

Para contrarrestar este efecto, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) y la empresa almeriense Biocolor firmaron ayer un convenio de colaboración con el objetivo de identificar genéticamente un bioinsecticida eficaz contra la denominada 'oruga de la col', la helicoverpa armigera.

Esta plaga apareció en Almería en septiembre de 2008, sobre todo, en pimiento, berenjena y pepino y se ha detectado de nuevo, a partir de septiembre de 2009, con focos, además de en Almería, en la fresa de Huelva, en Murcia y en cultivos al aire libre de tomate en el Valle del Guadalquivir, explicó ayer el gerente de Biocolor, Juan García, tras suscribir el acuerdo con el presidente del Ifapa, Javier de las Nieves. El cultivo más afectado en Almería es el pimiento, pues prácticamente el 100% de la superficie se produce mediante control biológico. La colaboración económica del Ifapa asciende a 13.200 euros, aunque el centro aporta su experiencia e investigadores para modernizar la agricultura, impulsar la transferencia tecnológica y mejorar la competitividad del sector.

De las Nieves recordó, además, la necesidad y la importancia de complementar estas técnicas de producción integrada con la prevención, gracias a la higiene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios