Cajamar crea un remedio para mejorar la fertilidad del suelo en zonas desérticas

  • A través del Centro de Investigación Medioambiental, desarrolla un producto que ayudará a asegurar la supervivencia y revegetación en suelos con problemas de fertilidad, nutrientes y con escasa humedad

"Nuestro objetivo es desarrollar aquellos conocimientos que mejoren la gestión ambiental y que garanticen el mayor éxito posible a la hora de acometer proyectos para modificar, bien la densidad o la distribución geográfica de ciertos elementos de la cadena ecológica, cuya ausencia se asocia a un empobrecimiento del capital ambiental". Así explica Alfonso Sevilla, director del Centro de Investigación Medioambiental (CIMA) de la Fundación Cajamar, el proyecto que están desarrollando desde hace un año para crear una enmienda que "ayude a asegurar la supervivencia y crecimiento de actuaciones de revegetación".

Se trata de desarrollar un remedio para mejorar las condiciones de suelo y de vegetación en las zonas semidesérticas, como las que tiene Almería. "Ese territorio que vemos erosionado, con poca vegetación y escasos o ningún árbol es el que nos ha llegado tras siglos de cambios geológicos y humanos, y su tendencia natural sería la de empobrecerse cada vez más simplemente porque ya queda muy poco suelo productivo y llueve tan poco que con esa humedad es difícil mantener la vida", afirma Sevilla.

Por ello, la Fundación Cajamar, a través del CIMA, está investigando una enmienda que aplicada a la planta en el momento de realizar el transplante "pueda aportar los nutrientes y la humedad que le falta al suelo para fijar esa nueva vida".

Sevilla explica que la enmienda se está desarrollando a base del material compostado de los residuos del cultivo en los invernaderos y la adición de una roca volcánica natural llamada zeolita. "Tenemos indicios de que el trabajo conjunto de ambos productos va a significar una mejora en las condiciones del suelo que permitan pasar la barrera que sufren todos los equipos de trabajo en reforestación en esta zona y que no es otra que las plantas recién introducidas sufren tanto estrés a lo largo de su primer año de vida que mueren en forma masiva echando por tierra todo el esfuerzo invertido en regenerar el territorio".

El CIMA desarrolla el proyecto en base a dos líneas de trabajo: diseñar una enmienda en base a los componentes disponibles en el contexto almeriense y comprobar si los resultados están en línea con lo publicado sobre las enmiendas organozeolíticas; y analizar cuál es la influencia que ejerce en el suelo y en la planta tanto el tipo de componente orgánico de la enmienda como el del material volcánico de las zeolitas.

Los ensayos en campo abierto se han realizado en terrenos de propiedad pública, pertenecientes a los municipios de Dalías, Vícar, Viator, Níjar y Huebro, más otros dos de monte público de la Consejería de Medio Ambiente, situados en Rodalquilar y Santa Cruz de Marchena, con el objetivo de comprobar las diferencias en mortandad y crecimiento de una selección de diez especies autóctonas plantadas en su medio natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios