Doce pymes invierten 260.000 euros para mejorar su seguridad

  • Reciben una ayuda conjunta de la Junta que asciende a 128.000 euros

  • La mayoría de las empresas y autónomos, de la industria

Imagen de la reunión de la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales. Imagen de la reunión de la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales.

Imagen de la reunión de la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales. / diario de almería

La Delegación Territorial de Economía ha aprobado incentivos por un valor total de 128.157,25 euros para que 12 pymes y autónomos almerienses puedan realizar proyectos que mejoren su seguridad y salud laboral. Estas ayudas, convocadas en régimen de concurrencia competitiva, apoyan una inversión empresarial superior a 260.000 euros para avanzar en prevención de riesgos laborales. La resolución con el listado de ayudas concedidas está publicada en el tablón de anuncios de la página web de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio.

La mayoría de las pymes y autónomos almerienses apoyados se encuadran en el sector industrial, con actividades como la piedra natural, la industria auxiliar agrícola, las instalaciones eléctricas y electrónicas y la climatización; también se ha subvencionado a empresas del sector alimentario, la agricultura, el transporte y la carpintería.

Las ayudas concedidas, que oscilan entre 3.202 y 18.000 euros, llegando a cubrir hasta el 75% de la inversión, permitirán implantar la certificación de calidad OSHAS 18001 en cuatro empresas y acometer inversiones en maquinaria para mejorar la prevención de riesgos laborales, como carretillas elevadoras, máquinas para mover cargas, fresadoras para piedra y mármol, máquinas de eliminación de polvo y cortina de agua, centro de mecanizado y chapadora y equipos de emergencia. Las empresas llevarán a cabo las actuaciones en plazos que van de los seis a los doce meses.

La norma reguladora de estas ayudas establece como beneficiarios del programa los sectores de actividad con mayores índices de siniestralidad, como la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; la industria manufacturera; la construcción, y el transporte y almacenamiento de mercancías. Asimismo, en esta convocatoria se han priorizado las solicitudes para proyectos de mejora de la protección en actividades concretas, como las relacionadas con la exposición a sílice (empresas de transformado del cuarzo); agentes cancerígenos, mutágenos y teratógenos (malformaciones); control del ruido en la industria de la madera; implantación de dispositivos de prevención del vuelco de maquinaria; proyectos de ergonomía participativa (estrategias para prevenir los trastornos musculoesqueléticos por las cargas físicas en los centros de trabajo), o mejora de la ergonomía en la industria agroalimentaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios