La Junta pide más consenso en políticas de aguas para evitar la confrontación entre territorios

La Consejería de Medio Ambiente ha instado al Gobierno central a que el Pacto Nacional del Agua alcance un mayor consenso en el diseño de la política de aguas, para que la gestión de este recurso sea un elemento de unión y no de confrontación entre los distintos territorios y administraciones. Así lo han manifestado durante el Consejo Nacional del Agua celebrado en Madrid la secretaria general del Medio Ambiente y Cambio Climático, Pilar Navarro, y el director general de Dominio Público Hidráulico, Juan Serrato, para quienes la opinión de Andalucía debe ser tenida en cuenta al confluir por su territorio seis cuencas, tres gestionadas por el Ministerio de Agricultura y las otras tres por la Junta.

Para los representantes de la Consejería este consenso debe sustentarse sobre cuatro pilares fundamentales: el blindaje público del recurso agua, el cumplimiento en su máxima extensión de la Directiva Marco, la ejecución de las medidas ya previstas en la planificación vigente y la aprobación de un nuevo marco regulador del agua de forma conjunta con el cambio climático.

Según Navarro y Serrato, de la misma forma que la Junta entiende que la política de aguas debe estar indisolublemente unida a la lucha contra el cambio climático y por ello se convertirá en la segunda comunidad autónoma en toda España en aprobar una Ley sobre el cambio climático, han exigido a que el Ministerio de Agricultura haga lo mismo para ser realmente eficaces. En el consejo se han tratado también los nuevos planes especiales de sequía, con las instrucciones para su desarrollo, que van a salir a exposición pública por parte de las cuencas intercomunitarias de competencia estatal próximamente y que en el caso de las demarcaciones andaluzas se están culminando para comenzar un periodo de consultas previas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios