La Junta pone a disposición del Poniente 18 hectómetros cúbicos para el riego

  • El consejero de Agricultura mantiene un encuentro con la Comunidad de Regantes Sol Poniente

  • Habrá una convocatoria de ayudas de 43 millones para regeneración de aguas y nuevos regadíos

El consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, resalta el continuo compromiso de la Junta con los agricultores del Poniente Almeriense, como demuestra que en los últimos meses se han puesto a su disposición 18 hectómetros cúbicos de agua para riego. Así lo resaltó en una reunión mantenida con la Comunidad de Regantes Sol Poniente en Balerma, donde reccordó también que esta comarca recibió el año pasado 40 millones de euros en ayudas por parte de la Consejería. Sánchez Haro subrayó que desde la Junta "estamos asumiendo nuestro compromiso con obras de depuradoras que se están ejecutando, como la de El Cautivo (Níjar), que aportará 0,8 hectómetros cúbicos". Y, tal y como recordó, el pasado mes de noviembre la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, entregó a la Junta Central de Usuarios de Sol Poniente la concesión del uso de agua para la desalobradora de la Balsa de El Sapo (3,4 hectómetros cúbicos), la autorización de reutilización de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de El Ejido para riego urbano (0,9 hectómetros cúbicos) y la concesión en marzo de 13,6 hectómetros cúbicos para el riego de 14.900 hectáreas del embalse de Benínar. En total, informó, 18 hectómetros cúbicos de agua para aliviar el acuífero del Poniente Almeriense.

El consejero, que recibió la medalla de oro de la comunidad de regantes en un acto celebrado tras la reunión, insistió en el respaldo de la Junta en materia de agua e infraestructuras y reiteró que para 2018 la Consejería convocará, entre otras, tres nuevas líneas de ayudas por un montante de 43 millones de euros dirigidas a la regeneración de aguas residuales en estaciones depuradoras, la conexión de estaciones de tratamiento de aguas regeneradas con las instalaciones de riegos de las comunidades de regantes y para nuevos regadíos abastecidos con aguas regeneradas.

En cuanto a inversiones para el regadío, en 2017 se han convocado ayudas por más de 66 millones de euros. A esto se une que, a través del Ifapa, se está trabajando en diferentes proyectos para optimizar el tratamiento previo para el uso de aguas desaladas y regeneradas en el regadío y la puesta a punto de técnicas de riego más adaptadas a estos recursos no convencionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios