Responsabilidad social corporativa, la importancia de anticiparse a la norma

  • Flacema organizó ayer en Almería una jornada para analizar la RSC, que reunió a numerosos expertos en la materia y representantes empresariales y sindicales de la industria cementera

"Las empresas que se han anticipado a la normativa en materia de responsabilidad social corporativa, transparencia, sostenibilidad, cohesión social o gobierno corporativo, en la actualidad, se encuentran muy por delante del resto y cuando llegue la obligatoriedad de la ley estarán mejor posicionadas". Esta es una de las principales conclusiones que se extrajeron ayer de la VII Jornada de la Industria del Cemento en Andalucía, que se celebró ayer en Almería, bajo el lema 'La responsabilidad social corporativa en la empresa'.

La frase la lanzó Francisco Mesonero Fernández, director general de la Fundación Adecco, director de RSC de Adecco España y América Latina y consejero del Consejo Estatal del Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas (CERSE), dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en representación de Cepyme, encargado de analizar la RSC en las empresas.

La jornada, organizada por la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente (Flacema) y patrocinada por Holcim, se celebró en el Salón de Actos de Cajamar, que albergó a representantes empresariales y sindicales, entre ellos, el consejero delegado de Holcim en España, Feliciano González, también presidente de Flacema, así como numerosos técnicos y expertos en RSC de algunas de las industrias más importantes de Andalucía: Endesa, Cobre Las Cruces, Persan y Holcim.

Francisco Mesonero desgranó las claves de la importancia de llevar a cabo una política de responsabilidad social corporativa en una empresa, sea cual sea su tamaño y el sector de actividad al que se dedique. El director general de la Fundación Adecco explicó las tendencias que están implantando las empresas en este sentido e indicó que la voluntariedad inicial que lleva a las compañías a apostar por la RSC está caminando hacia una filosofía a largo plazo, al margen de que no sea obligatorio por ninguna ley, pues sí lo empieza a exigir la sociedad, en el marco de la creciente preocupación por la sostenibilidad, tanto económica como social y medioambiental.

Mesonero señaló que las empresas plantean la RSC desde dos puntos de vista: con un enfoque cortoplacista, pensando en los activos tangibles y mirando hacia el interior, es decir, los accionistas, los empleados y los clientes; y un enfoque a largo plazo, en el que lo tangible apenas supone un 30%, y se preocupan, además de por accionistas, empleados y clientes, por ONGs, grupos de opinión, proveedores, administraciones, sindicatos y la comunidad local.

Según este experto, hay tres tipos de responsabilidad social corporativa, dependiendo de que se practique bajo un enfoque más proactivo o más reactivo. Esto se traduce en una RSC básica, que se lleva a cabo bajo el cumplimiento mínimo de la ley; una responsabilidad corporativa táctica, que es la que se hace de forma oportunista y que no está arraigada en la empresa; y una responsabilidad corporativa estratégica, que es la que se integra en la cadena de valor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios