UGT estima que más de un 60% de los trabajadores gana menos de 1.000 euros

  • Critica la precariedad de la hostelería, el manipulado y el turismo, sectores clave en Almería

La secretaria general de UGT Almería, Carmen Vidal, en el centro, explicó los retos laborales de la provincia para 2018. La secretaria general de UGT Almería, Carmen Vidal, en el centro, explicó los retos laborales de la provincia para 2018.

La secretaria general de UGT Almería, Carmen Vidal, en el centro, explicó los retos laborales de la provincia para 2018. / rafael gonzález

Ugt Almería puso ayer sobre la mesa los retos laborales a los que se enfrenta la provincia en 2018, todos ellos, arrastrados del año anterior e, incluso, desde hace décadas, con la precariedad y la siniestralidad como dos de los principales 'cánceres' estructurales.

La secretaria general de UGT Almería, Carmen Vidal, repasó los principales puntos negros a los que se enfrenta la provincia en el ámbito laboral y recordó que uno de los objetivos de la organización sindical pasa por lograr que ningún convenio recoja salarios inferiores a 1.000 euros. A este respecto, apuntó que, en la actualidad, el sindicato estima que entre un 60 y un 70% de los trabajadores que hay en la provincia cobra por debajo de esa cifra, con sectores estratégicos como el agro, con los trabajadores (trabajadoras en este caso) del manipulado, a la cabeza, junto a los de la hostelería y el turismo, actividades económicas que tiran del carro de la generación del Producto Interior Bruto provincial.

Hay más de 20.000 trabajadores en la provincia que no tienen convenio colectivo

"Almería tiene los salarios más bajos de Andalucía, a lo que hay que sumar que más de 20.000 trabajadores se encuentran sin convenio colectivo", señaló Carmen Vidal. "Para superar los 1.000 euros mensuales netos, en el campo o la hostelería hay que echar muchas horas, y nos referimos a un salario con 14 pagas, no 12 prorrateadas", matizó.

Precisamente, recordó que en estos momentos se están negociando los convenios del campo y el de la hostelería, este último, "el peor a nivel nacional", dijo, pues se cobra entre 3 y 5 euros la hora, en unas condiciones lamentables".

Vidal denunció la elevada temporalidad de las contrataciones, que cifró en un 97%, y recordó que la provincia tiene 58.000 parados y más de 26.000 personas que no reciben ninguna prestación, por lo que solicitó "estabilidad" al Gobierno. "Necesitamos un plan de empleo joven, que apueste por Formación Profesional Dual, y un plan de empleo para mayores de 45 años, mujeres en riesgo de exclusión social y personas con discapacidad".

También criticó la brecha salarial entre hombres y mujeres, del 25% en algunos casos, así como la elevada siniestralidad que ha registrado la provincia en 2017, con 20 fallecidos por culpa de la "precariedad" laboral, pues de ellos, "14 han sido muertes no traumáticas, debidas a riesgos psicosociales"; frente a ello, abogó por una mayor formación por parte de las empresas hacia el trabajador y más inspecciones laborales.

Carmen Vidal abordó el problema del futuro de las pensiones, que en Almería se registran las más bajas de Andalucía y las terceras por la cola de España. Para garantizarlas, pidió la implantación de impuestos para los que más tienen, como la banca y las grandes empresas, no a los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios