La nueva facturación eléctrica afecta a la mayoría de regantes

  • Los contratos inferiores a 15 kilovatios elegirán entre mercado libre o la tarifa de último recurso

El pasado 1 de abril ha entrado en vigor, mediante Real Decreto, la última reforma en el sector eléctrico, que consiste, a grandes rasgos, en que el consumidor pagará por cada kilovatio contratado según lo estipulado en el precio diario del mercado mayorista, además de que, en teoría, da más poder a los consumidores para elegir tarifas y pagar en función de sus expectativas.

Ante esta tesitura, surge la cuestión en torno a cómo puede afectar esta modificación a los regantes de Almería, asfixiados por el incremento del precio de la energía eléctrica, principalmente, desde 2008, que ha alcanzado un aumento de hasta un 1.600%, según el presidente de la Federación de Regantes de Almería (Feral), José Antonio Fernández.

A su juicio, aunque aún es pronto para hacer una valoración en profundidad, asegura que esta nueva fórmula no va a suponer un ahorro considerable en el recibo eléctrico del agricultor. Según los cálculos de Feral, los regantes a título individual que tengan una potencia contratada inferior a quince kilovatios podrán elegir entre continuar con la tarifa de último recurso con lectura bimestral, que ahora se denomina precio voluntario para el pequeño consumidor, o bien, pasarse al mercado libre, es decir, la novedad que permite pagar cada kilovatio según el precio diario del mercado mayorista y en función de la franja horaria.

En Almería, más del 90% de los agricultores tienen una potencia instalada inferior a estos 15 kilovatios, pues se estima que es la que corresponde a una explotación de hasta tres hectáreas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios