El futuro de la comarca de Níjar, garantizado: agro, agua y capital humano

  • La Comunidad de Usuarios de Aguas de la Comarca de Níjar aborda la importancia de optimizar el uso de los recursos hídricos en una charla en el IES Campos de Níjar

  • Los jóvenes muestran gran inquietud por su entorno

El funcionamiento de las depuradoras, la aplicación de las energías renovables a la agricultura, qué se hace con la salmuera que se obtiene del proceso de desalación de agua de mar, el difícil equilibrio entre el incremento de la superficie invernada y la sostenibilidad medioambiental, las fugas de agua en la red de distribución, los nutrientes del agua desalada, cómo se conceden las licencias para nuevos invernaderos, qué procedimiento se lleva a cabo para remineralizar el agua desalada, qué futuro le espera a la comarca si el auge agrícola choca con las figuras de protección de gran parte de su término municipal...

Estas fueron algunas de las preguntas que plantearon ayer los estudiantes del Instituto de Enseñanza Secundaria Campos de Níjar (Campohermoso), en el transcurso de una charla orgnanizada por la Comunidad de Usuarios de Aguas de la Comarca de Níjar (CUCN), en colaboración con el Ayuntamiento del municipio y Emanagua-Aqualia (empresa mixta municipal de aguas de Níjar), en lo que ha supuesto la segunda jornada de conferencias que inició la CUCN el lunes, en el marco de una intensa semana de actividades para celebrar el Día Mundial del Agua, que se conmemora mañana, 22 de marzo.

Juan Gálvez explicó que se realizan 5.000 análisis al año para comprobar la calidadDesde la desaladora de Carboneras hay 400 kilómetros de redes de tuberías por la comarca

Con la participación de alrededor de un centenar de alumnos, entre los que destacó la participación de varias jóvenes que brillaron con luz propia con sus cuestiones, la conferencia fue un éxito, según los organizadores, que se mostraron muy satisfechos del alto grado de participación y el elevado nivel de las preguntas.

Sin duda, una muestra de que esta comarca tiene un gran futuro por delante, pues conjuga los ingredientes fundamentales para ello: una agricultura de calidad, con una clara vocación hacia la producción ecológica, que arroja una mayor rentabilidad económica, agua en cantidad y calidad, gracias a la apuesta por la desalación y el trabajo incansable de la CUCN para abaratar el precio, y, por supuesto, un capital humano que rinde al nivel de los dos factores anteriores. Además, con unas nuevas generaciones que, como demostraron ayer, vienen pisando fuerte.

La charla contó con la participación del concejal de Agricultura de Níjar, Manuel Moreno, que recordó cómo ha ido cambiando el paisaje de la comarca en relación con el agua, con el uso de molinos y acequias hasta optimizar hoy el uso del agua desalada, una zona con más de 3.500 hectáreas de cultivos intensivos y pionera en la recuperación de su acuífero.

El director de Servicio Emanagua-FCC Aqualia en Níjar, Juan Gálvez, hizo hincapié en que la colaboración público-privada con esta empresa mixta busca una mayor eficiencia. Explicó las principales diferencias entre el agua de pozo y el de desalación, este último más caro porque tiene detrás "una instalación muy compleja y costosa, filtros de arena, muchos equipos y tecnología, membranas y hay que gestionar la salmuera".

Gálvez explicó a los estudiantes que hay 400 kilómetros de redes para llevar el agua desalada desde la desaladora de Carboneras hasta los diferentes puntos de la comarca y recordó que Níjar es pionera en la distribución de este tipo de recurso para su población.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios