Imágenes que hablan más que palabras

A Pedro, el compañero de instantánea de César Cadaval, lo llevaron a la bolera donde, sin parar de moverse de un lado a otro, logró ser inmortalizado para la posteridad por el objetivo de José Antonio Lamadrid. José Manuel casi salió por la puerta grande de la Maestranza junto al maestro, Emilio Muñoz. Por su parte, Mari demostró su amor por los caballos al lado de otro estupendo jinete, José Manuel Soto, mientras que Francis se dejó abrazar por la magia de la radio y por uno de sus mayores gurús en la actualidad, Carlos Herrera. Son las estampas correspondientes a los meses de julio, septiembre, mayo y marzo. El resto se encuentran en el interior del "Calendario 2009" que, por cuarta edición consecutiva, dio a conocer ayer Mercedes Molina, presidenta de Autismo Sevilla, ilusionada por tan emocionante resultado.

Parecía lo mismo pero no era igual pues, mientras que, en ocasiones anteriores, los rostros conocidos procedían exclusivamente del ámbito futbolístico -en esencia, jugadores del Betis y del Sevilla-, en esta ocasión el abanico se ha abierto hasta otros corazones capaces de concienciar a la sociedad. "Es algo que te llena de satisfacción y, con todos mis respetos, no se trata de pedir dinero para vestir vírgenes", explicaba Soto a su llegada a las instalaciones de un organismo con el que se siente muy vinculado. "Empecé por amistad y, poco a poco, vas conociendo este grave problema que precisa un compromiso. Con iniciativas como ésta, o la gala que celebramos a principios de verano, hemos recaudado fondos que han contribuido a mantener esta obra". Por su parte, César, en representación de Los Morancos, apuntaba. "Ha sido una experiencia bonita pero dura. Llegas a comprender lo que significa cuidar de personas con estas características".

A un precio de siete euros, 3.000 son los almanaques disponibles para aquellos interesados que, después de dos meses de trabajo, tienen a su disposición no sólo una guía impresa del próximo año sino una recopilación de pensamientos desarrollados por Ángel Rivière -psicólogo impulsor de numerosas investigaciones en torno a esta patología-, que, complementando cada imagen, permiten acercarse a los afectados desde una perspectiva mucho más útil. "No te angusties conmigo, porque me angustio" o "Respeta las distancias que necesito, pero sin dejarme solo", son una buena representación de un pensamiento útil cara a un colectivo, el de los autistas, que cada vez se da más a conocer. El discurso de los que no usan la palabra, está empezando a ser escuchado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios